01/08/17 Arrancamos con poco…

0

Amigos y seguidores de SENTILAPESCA: Les traigo la pesca hecha este Sábado con amigos de Villa Mercedes: Edgardo, Fernando (que para mi era el hermano del PIPITA!!!), Sergio, Alfredo y Eduardo, quienes decidieron tomarse un día de descanso y comprobar las virtudes de Lago del Monte en Guamini. El día comenzó de una manera muy fría y gris, el pronóstico volcaba un día de posibles lloviznas pero con un viento de 8 a 12 km así que mientras no llegaran las lloviznas estaríamos bien, aunque el frío del viento Sur-Sudeste era penetrante.

Luego de los preparativos pertinentes buscamos rumbo Norte hacia la costa de arena. Llegamos a un pequeño recodo donde no teníamos más de 80 cm de profundidad, ahí decidimos anclar para probar suerte ya que las ultimas pescas las veníamos haciendo en zonas bajas. Luego de armar los paternóster y realizar los primeros lances, vimos que los resultados no eran inmediatos y me convencí de lo que venía viendo de pescas anteriores, el pique estaba para esperarlo, no era cuestión de empezar a pasear porque perderíamos oportunidades.

El ecosonda marcaba una temperatura en superficie de 7 grados así que había que esperar si o si que el pique llegara, hay que tener en cuenta que en esta época cuanto más paseamos peor es, más tiempo perdemos y menos piques tenemos. Tal es así que decidimos esperar un buen rato hasta que finalmente después de una media hora interminable tuvimos los primeros piques de pejes que no superaban los 28 cm. Así comenzamos a obtener muy pero muuuy de a poco los resultados de lo que sería más adelante una buena pesca, pero truncada por el viento.

Luego de unas largas dos horas apareció el primero de los grandes, se había hecho desear como a los mejores, eso nos alentó a seguir devolviendo peje al agua y recibir lo mejor que se pudiera a los de buen porte, pero había un problema: el viento estaba arreciando cada vez más, ya se empezaba a poner molesto porque estábamos justo donde moría el mismo.

 

Seguimos por un buen rato soportando el viento y devolviendo peje con mate de por medio entre risas y cargadas. Tuvimos algunas sorpresas que nos dejaban de boca abierta como el doblete de matungos que fue el único, pero dio que hablar. Así transcurrió parte de la tarde, mientras el “hermano del PIPITA” sacaba uno de los últimos del lugar, el día no parecía mejorar sino que todo lo contrario: el frío era cada vez peor, las nubes también y el viento llegó un momento que se torno insoportable, no nos dejaba tener en pie para manejarnos con soltura como veníamos haciéndolo.

Fué algo extraño que le pegara tan mal el pronóstico porque como dije daba una máxima de 15 km pero que de pronto aparezcan ráfagas de 45 km ya era demasiado, golpeaba mucho. Fue entonces cuando decidimos trasladarnos hacia el reparo de la isla “Cistina”. Tomamos rumbo hacia dicha isla y después de llevarnos una buena paliza logramos llegar, buscamos poca profundidad donde el peje estaba picando y donde no nos golpearían las olas. Tiramos el ancla y para nuestra sorpresa empezamos a “garrear” muy rápidamente porque tuvimos la mala suerte de caer justo en un fondo de piedra donde el ancla no quería por nada del mundo clavarse.

Nos volvimos a correr y encontramos un lugarcito donde nos quedamos quietos. Estuvimos una hora, pudimos sacar no más de 5 pescados, nos queríamos matar!!! Pero bueno con mucha paciencia convencí a los muchachos de no pasear ya que perderíamos más aún. Luego de ese buen rato de espera empezaron de a poco a comer nuevamente, el peje parece que también estaba cansado de golpearse por el viento en la margen contraria de la laguna.

Se hizo una pasada como para regalarnos algunas capturas más hasta el final del día, pero a decir verdad ya no eran del mismo porte ¿que otra nos quedaba? no podíamos ir a ningún lado por el viento inesperado que teníamos a nuestras espaldas. Al llegar el horario de salida con una pesca que no estuvo tan mal para el pésimo día que nos tocó, acomodamos todos los bártulos y salimos a enfrentar el viento que había por el trayecto que nos quedaba recorrer hasta el embarcadero. A modo de resumen, nos costó un poco porque el frío y el viento hicieron de las suyas pero aunque el pique está para esperarlo, sigue la buena pesca en nuestro espejo. Recuerden para todos los que vienen, no cometan el error de pasarse el día paseando porque de seguro no van a pescar, tengan paciencia que el peje llega, se hace rogar pero cuando llegan las capturas son un placer.

Gentileza de Diego Montoya

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/010817-arrancamos-con-poco/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Diego Montoya

Guía de Pesca en la zona de Alsina y Cochico. Contacto: 2923 415552

Deja un comentario