01/12/18 Primera flotada en el Yí

0

Con los colegas argentinos de Kayak Pesca y Locuras, desde que nos conocimos en Brasil, quedó pactado un encuentro para pescar tornasoles en Uruguay y desde Agosto que Mahicol, el uruguayo de la barra, que vive hace años en Bs As estaba queriendo venir. ..

Le dijimos que se aguantara hasta Noviembre aprovechando el fin de semana largo por el feriado para hacer una flotada de tres días en el río Yí. A la aventura se sumaron los chicos de Baradero: Jony y Elías, el colombiano Diego y Guss Aranda. Todos ellos muy buena gente amantes de la pesca en kayak con grandes valores, de Uruguay nos acompañaría Ariel Duarte y Maxi Garrido.

El río estaba algo crecido, nunca lo habíamos pescado así, sabíamos que no iba a ser fácil pero de todos modos la aventura valía la pena vivirla. Se demoraron en el camino (como cuando fueron a Brasil), pensaban llegar a las 7am y llegaron sobre el mediodía. Picamos algo, lo que sería el almuerzo, y salimos a remar para comenzar a pescar en los mejores lugares. Una vez en la laguna donde comenzamos a pescar se largó a llover copiosamente, nos guarecimos contra una barranca debajo de los árboles pero dentro del agua sin bajar de los kayaks hasta que la lluvia quedó en una constante y suave llovizna.

Decidimos bajar intentando pescar y en un punto la humedad comenzó a molestar, buscamos un sitio donde acampar para armar un toldo, encender el fuego y ponernos ropa seca. En el fogón cocinamos unas carnes a la parrilla y mientras tanto Jony de fondo con un dientudo que pescó Guss en la tarde buscaba su primera tornasol. No pasó mucho rato cuando éste saca la primera y al rato otra de mejor porte. Fue una alegría para todos y nos fuimos a dormir con la esperanza de una mejor pesca para el segundo día.

 

Poco después de las 5am el despertador de la naturaleza nos pone de pie, la claridad de los primeros rayos de luz era anunciada por nuestras aves nativas donde prevalecía el canto de los cardenales. Desayuno variado como en un restaurante: café, con leche, negro o cortado, leche achocolatada y jugos de fruta, tostadas a la parrilla y galletitas varias para encarar el desarme del campamento y el armado de los kayak para continuar la flotada. Bajando una corredera en un remanso sobre las piedras Elías logra su primera tornasol con señuelo. No era de gran porte pero tornasol al fin.

Ahí varios tuvimos ataques a nuestros artificiales pero no pudimos concretar la captura pues estaban de mal comer y nos ganaban las peleas. El día continuó así, obteniendo algún que otro pique pero sin lograr pieza a bordo pues se liberaban o bien nunca las habíamos clavado. Próximo a donde sería nuestro segundo campamento jugamos nuestras cartas a la desembocadura del arroyo Maestre Campo. Ahí se dieron algunos piques y cuando decidí continuar la flotada con el señuelo de arrastre, tras el kayak, justo en la boca del arroyo contra un árbol caído, una tremenda tornasol toma firme y me dio una pelea muy pero muy buena.

La pude sacar sobre la playa opuesta a donde la pinché, con la ayuda de los turistas y sus balanzas supe que en las peores condiciones de pescas para el Yí había obtenido la mejor tornasol hasta entonces ya que pesó cerca de 5 kilos. Fotos video y devolución como corresponde; los visitantes le vieron mas que la cara a una TOTA como le decimos a las grandes. Acto seguido hago la misma pasada por si la compañera y consigo otra pieza pero de kilo y medio. Los chicos también consiguen algunos piques buenos pero ellas seguían ganando cada pulseada.

Sale el segundo campamento en otro arenal. Con el sol aún alto comencé a cocinar el clásico tuco para la segunda noche y así dejar un poco de lado tanta carne asada. Creo que estuvo bueno pues todos repitieron un segundo plato. El tercer y último día amaneció mas lindo que los anteriores pero a pesar de ello las tarariras estaban muy ariscas, si bien picaban era casi una azaña conseguir levantarlas para la foto. Ariel tuvo en una laguna 5 piques seguidos con peleas por varios minutos y cuando parecía que el pescador ganaba ellas soltaban el artificial como si nada.

Terminamos la flotada en tiempo y forma con algunas caídas al agua típicas en estas aventuras. Dejamos a los amigos visitantes con la sangre en el ojo, lo que los hará volver en cualquier momento por estos pagos en busca de una nueva aventura pero con pesca efectiva ganando algunas peleas para perpetuar tan lindos momento con la foto junto a una preciada y esquiva tornasol.

Gentileza de Miguel Tripani de Uryuguay Aventurqa | Nota publicada en la Edición 65 #Online #SentilaPesca de #Diciembre

09 FLOTADA RIO YI SENTI LA PESCA

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/011218-primera-flotada-en-el-yi/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Uruguay Aventura Revista

Revista mensual de pesca y actividades al aire libre en Uruguay. Somos amantes de estas actividades que simplemente queremos compartir de la mejor manera posible nuestras experiencias y desde ellas defender en la medida que se pueda, los cursos de agua y todo su ecosistema a la vez que nos deleitamos con cada aventura.

Deja un comentario