05/07/18 Pescando en la modalidad currica

0

Entre las técnicas más comúnmente vistas en pesca de costa, la pesca de lance con aparejos de flote (más conocida como “currica”) resulta ser la menos utilizada a pesar de contar con amplias ventajas sobre la pesca a pulso con caña fija, y a veces incluso con la pesca de fondo…

La propiedad particular de esta modalidad se encuentra en el amplio espectro de aguas que puede recorrer la base tanto en radio como en profundidad y con la carnada siempre en movimiento lo que la convierte en un arte efectivo para el 100% de las especies deportivas buscadas en pesca de costa. Se trata de un equipo compuesto por una caña lo más liviana posible, un reel por lo general frontal de pequeño tamaño y una base compuesta por un flotador aplomado y una o dos conexiones para colocar los anzuelos; los elementos variarán según la especie buscada, pero en este caso nos referiremos a la pesca del pejerrey, no solo por estar en plena época, sino porque la currica desde siempre fue sinónimo de dicha especie.

La caña la elegiremos según el lugar donde los busquemos. Las varas de 2,10 o menos son muy prácticas, pero no colaboran en el momento de la clavada, salvo que pesquemos a corta distancia y desde una altura media; las varillas desde 2,40m en adelante para un máximo de 40 gr de plomo son las más aconsejables para maniobrar con facilidad y efectividad y más si pescamos desde una altura y un poco alejados de la orilla del agua. Para esta pesca se utilizan cañas de acción parabólica o semi-parabólica, lo que ayudará a impulsar la base con suavidad, una vara rígida hará que las carnadas, por lo general blandas y sin atar que es la forma que más rinde, no se desprendan o desacomoden en el anzuelo y nos asegurará suavidad en la clavada y la recuperación de una especie de boca frágil.

En cuanto al reel, bien pueden usarse los rotativos micro dotados de freno magnético, pero todavía por versatilidad y un poco de costumbrismo, el microfrontal se lleva las preferencias; máquinas que carguen un promedio de 100 m de nailon 0.25 son las ideales para mantener cualquier situación bajo control. Hablando de boyas hay muchos modelo, pero las más aconsejables y utilizadas son aquellas que constan de un cuerpo redondo u oval, una antena con o sin pilotín y una quilla más larga que la parte superior para darle estabilidad. Debe contar con dos puntos de pasaje de línea base, uno en el cuerpo (sea por dentro o por fuera) siempre en la línea de flotación y otro en el extremo inferior para no dañar la boya al clavar o recoger. Un punto importante sería que la misma estuviera pintada con el color visible hasta la línea de flotación y uno más claro por debajo dado que el pejerrey en su llevada lateral hará asomar la parte sumergida y al cambio de tono detectaremos su presencia y actuaremos con inmediatez.

11 PESCA CURRICA

 

Conviene llevar siempre más de una línea armada de diferente gramaje para lidiar con posibles condiciones adversas o la intromisión de especies de mayor potencia. El armado se puede hacer de varias maneras, pero a lo largo del tiempo hemos visto que lo más practico es llevarlas armadas en porta líneas prontas para atar al naylon del reel, así con un solo nudo ya estamos pescando. Para el caso lo que hacemos es tomar un tramo de naylon 0.30 hasta 0.33 y untar con vaselina sólida eliminando el exceso; hacemos un nudo corredizo con tanza 0.25; pasamos una perla tope, la boya, otra perla y atamos directamente a una base confeccionada con naylon 0.40 donde colocaremos en el extremo inferior una gaza para el anzuelo; el plomo correspondiente al flotador colocado, más arriba puede ir un conector para un segundo anzuelo (o no) y rematamos con un micro esmerillón donde ataremos la línea anteriormente armada.

La forma correcta de utilizar este método de pesca es muy sencilla; sabiendo que el pejerrey se mueve en capas donde las superiores corresponden a los de menor tamaño, si concurrimos a un lugar donde la profundidad ande en el metro y medio colocaremos el nudo tope de la boya a 1,2 metros y lo iremos graduando hasta lograr colocar las carnadas cerca del lecho, pero sin llegar a tocarlo, si la profundidad de la zona llega o pasa los 3 m comenzaremos pescando a 1 m de profundidad buscando las zonas de agua rizada o con posibles correntadas que son las preferidas de los grandes.

Siempre se debe tratar de tirar lo más de frente al viento posible para evitar la molesta “panza” que hará derivar la base, entorpecer la clavada y, seguramente, quedar muy cerca de eventuales vecinos en el pesquero, por ello es importante ver donde colocarse antes de armar campamento y comenzar a disfrutar de una jornada acompañados de un arte de pesca tan antiguo como efectivo. Buenas pescas.

Gentileza de Miguel Tripani de Uruguay Aventura |  Nota publicada en la Edición Nº 60 #SENTILAPESCA de #Julio

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/050718-pescando-en-la-modalidad-currica/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Uruguay Aventura Revista

Revista mensual de pesca y actividades al aire libre en Uruguay. Somos amantes de estas actividades que simplemente queremos compartir de la mejor manera posible nuestras experiencias y desde ellas defender en la medida que se pueda, los cursos de agua y todo su ecosistema a la vez que nos deleitamos con cada aventura.

Deja un comentario