05/09/17 Odisea taruchera

0

Volvimos a uno de nuestro lugares preferidos para pescar pero tomamos la decisión de ir más allá, caminar hacia algunos lugares más alejados. El viento peinaba la estepa pero no nos detuvo, estaba difícil para las moscas, hasta se complicaba lanzar señuelos livianos pero igual siempre tenemos recompensa..

Sábado 2 de Septiembre, eran las 8 de la mañana y estábamos abriendo la tranquera, el viento peinaba las piedras sin nada que lo detenga. Nos obligó a un esfuerzo mayor para castear. Ya se nota que la temperatura cambió y la temporada ha comenzado, estaban muy activas y feroces en el ataque persiguiendo los engaños hasta la costa misma. Las aguas no estaban cristalinas como hubiéramos querido debido a algunas lluvias en la semana, de todas maneras se dejaban ver una vez que lográbamos sacarlas de las estructuras.

Este es un dato interesante: las más grandes estaban refugiadas junto a la barranca debajo de estructuras densas de vegetación, desde ese lugar salían a atacar. Las más pequeñas ya se las encuentra entre las piedras de las partes más bajas, asoleándose, buscando los primeros calores de la primavera.

 

Es importante, debido a esto, acercarse con cautela y hacer los primeros casteos desde cierta distancia para evitar una huida frenética. También son muy efectivos los lances paralelos a la costa, buscando bajo esas estructuras densas. Las moscas que utilice fueron poppers de goma eva, ratas del estilo morrish mouse y la Slider Titanic con anzuelo invertido. En cuanto a colores los marrones y verdes, con brillos escasos y toques de amarillo o naranja dieron mejor resultado. Los señuelos de subsuperficie y los poppers de colores claros obtuvieron más capturas.

Es para destacar que en ningún momento utilizamos engaños que bajaran más de 10 cm. Todas las capturas fueron en superficie. Una vez más disfrutamos de lo que más nos gusta: pescar, y por eso es que hacemos hincapié en cuidar los cursos de agua. No se olviden, practiquen la pesca de manera sustentable, pesquen y devuelvan.

El Gran Pez
Habíamos caminado mucho, ya eran las tres de la tarde. A esta altura, el cansancio se siente. Estábamos peleando contra el viento, en cada curva del arroyo cruzábamos para poder castear con el viento correcto. Bochí (MatiasBenitez) se aleja unos 50 metros de donde estábamos, pescando hacia una zona un poco más barrancosa, Yo casteaba sobre unas colas de zorro que asomaban en superficie donde había sacado un par de tornasoles, hasta una quedó enganchada del lomo en un ataque fallido. De pronto escucho el estruendo en el agua y el grito de alegría, algo había ocurrido, y era grande.

 

Cuando llego veo que Bochi trataba de alejar un terrible monstruo de la vegetación. Imponente, oscura y vigorasa, 4 kilos de demonio negro. Esta tornasol había tomado un señuelo de subsuperficie, de esos que tiene nombre de baile. Fue el premio de la jornada, El Gran Pez, el sueño de todas las salidas de pesca. Una vez más foto y al agua. Seguramente en la próxima visita la vamos a volver a buscar. Esa es la esencia de lo que hacemos, poder volver para disfrutar de este magnífico pez.

Gentileza de  Alejandro Milesi de Los Tábanos 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/050917-odisea-taruchera/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Senti La Pesca

Portal dedicado a todo lo relacionado con el mundo de la Pesca Deportiva (Lugares, Modalidades de Pesca, Alojamientos, Excursiones/Concursos, Amigos, Notas, Comercios, etc.)

Deja un comentario