05/11/18 Desafío por tres

0

Muchas veces nos dicen locos pero se equivocan.. somos apasionados !! A veces, cuando ya hacemos de esto un deporte, miramos desde otro ámbito, damos valor a otras cosas y no la cantidad o el tamaño solamente, así fue que ese día todos salíamos por lados diferentes..

Adrián salió embarcado en el Guazú, Claudio en el Río de la Plata y Mario conmigo y un grupo de gente por campos privados. El mal tiempo nos quiso jugar una mala pasada, el viento y la lluvia nos sorprendió en medio de la mañana. A nosotros nos suspendieron cuando ya estábamos a mitad de camino, Adri y Claudio suspendieron la salida por el mal tiempo pero como locos que nos dicen – mientras tomábamos unos mates en el auto y veíamos como llovía – le dije a Mario: “Yo no me vuelvo ni loco a acostarme, llama a Adri y pregunta como esta que nos vamos igual“.

Asi fue que llamo pero Adrián ya se había largado igual con unos amigos para no perder el día. Llamamos al Keidel preguntando el clima y nos dijeron: “Esta feo, ventoso y creciendo pero no llueve”.Claudio por su lado ya se había largado al Riopla con clima bastante feo así que dijimos: “Hagamos una cosa, desafiemos al mal tiempo y salgamos cada uno por su lado, demostremos que se puede si hay voluntad“.

Así fue que nos largamos: Adri fué por su lado, le tocó difícil lluvia y picadito el Guazu pero fueron buscando reparos y la llevaron hasta el mediodía; Mario y Yo sin lluvia pero con un viento de locos, nublado y con poca temperatura; Claudio por su lado en el Riopla lo castigo un poco la llovizna y el río en creciente, pero aún asi lograron meter un doradillo.

 

El viento se puso insistente a tal punto que se resguardaron en un arroyo afluente al río hasta mediodía y ahí comenzaron a probar buscando algunas tarus con varios tipos de señuelos. Algunas fueron saliendo.Por otro lado Adri venía bien, ya la lluvia había parado, el río estaba bajando y al reparo en un banco de arena comenzaron a pescar unos lindos ejemplares un doradillo y una tarus. Por nuestra parte las pequeñas estaban muy sensibles, no mordían el señuelo, sólo lo hundían levemente.

Caminamos bastante, eso de tener varios ataques nos motivaba más aún hasta que activaron un poco y logramos meter algunas a pesar del mal tiempo. Las capturas no eran grandes pero se ponían difíciles de clavar y eso lo hacía aún mas entretenido. Bajando la tarde iban saliendo algunas tarus esporádicamente, tanto Mario como Yo veníamos parejo sacando al igual que Adrián en el Guazu y Claudio en el Riopla, todos en sus distintos lugares habíamos cumplido el desafío de salir un día de lluvia viento y con el río revuelto en busca de unas capturas sin importar cantidad y calidad, sólo el hecho de pasar el día entre amigos difundiendo siempre la pesca con devolución y el cuidado de nuestra naturaleza.

Gentileza de Omar Saravi | Nota publicada en la Edición 64 de la Revista Online #SentilaPesca de #Noviembre

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/051118-desafio-por-tres/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Omar Saravi

Pescador Deportivo. Solo se trata de que cada uno encuentre su lugar y sepa lo mucho que cuesta llegar para darle el verdadero significado a la pesca con devolución.

Deja un comentario