08/02/17 Pescando contra todo pronóstico

0
Este grupo me gustó desde el llamado para la reserva. Oscar Viegas que fue el del llamado, me transmitía en sus comentarios la necesidad imperiosa de tener una buena pesca ya que venían flojas las anteriores a otros lugares. Por otro lado luego vinieron varios llamados mas sumados a los whatsapp y por el face que me transmitían el entusiasmo del grupo, eso me alentaba y obligaba más todavía a que todo salga bien. Pero a veces, como dice el dicho, “El diablo mete la cola” y las cosas no salen como uno las espera…
El pronóstico extendido cambiaba todos los días, un día decía que llovía, a otro que no pero con muchísimo viento y luego otro con frío y bueno, era tanto lo que querían pescar y con la premisa que el finde anterior con los muchachos de “RUSTY PESCA” había hecho una pesca espectacular bajo la lluvia les dije: – Si se la bancan vamos como sea muchachos. Imaginen la respuesta: ¿a qué hora nos encontramos Vasco?.
A las 4 hs. nos encontramos en la autopista del oeste y luego de pasar todo de mi auto al de ellos para no ir con dos, salimos tomando mate y charlando de aventuras de pesca que después se transformaron en consejos míos para irnos preparando en la pesca. Llegamos temprano, recién amaneciendo a pesar de hacer una parada a tomar un café y ya estaba comenzando a llover fuerte ya que en la ruta era solo llovizna fina. La ansiedad es algo que el pescador deportivo lleva de la mano siempre y solo se calma cuando comienza a pescar así que le pusimos todo el empeño y nos comenzamos a preparar debajo del quincho al resguardo de la lluvia. Luego de los consejos de siempre y toda la ropa que pudiéramos debajo de las camperas nos largamos a la aventura caminando hacia la laguna.
El grupo integrado por Oscar Viegas, Adrian leonardo Diaz, Franco Buttafuoco y Walter José Correa que con mucha garra se lanzaron a la aventura transitando los 500 metros que nos separaban de la laguna. Al llegar comencé a formar las parejas en sendos claros y por último Yo con Oscar nos fuimos a uno de los mas lejanos y escondidos, al ingresar me dí cuenta que le faltaba agua ya que hacía dos días era más profundo pero ingresamos igual aunque no con mucha fé ya que nos pasaba apenas los tobillos. Apenas divisé el claro ví algunos movimientos pero el viento molestaba mucho el espejo así que le dije a Oscar que pusiera un “plop” y le hagamos la mayor bulla posible.

 

Fueron 15 minutos y nada, cuando ya me estaba desilusionando llegó el salto de mas de un metro desde una mata de junco que atacó mi plop y se enganchó bien. Era grande y me paseó por la mitad del claro antes de entregarse y ser tomada por mi boga grip. Ahí fue cuando ví la cara de felicidad de Oscar que ya estaba medio bajón por no recibir respuestas. Luego de unos minutos el que clavó con pericia fue él y también con una buena pieza que tomó sin problemas. Ni se imaginan la tranquilidad que tuve, por lo menos teníamos dos buenas capturas en un día que cada vez se ponía peor.
A partir de ahí nos entusiasmamos y pusimos nuestra arma secreta que es el señuelo vedette de la laguna llamado “TARANGA” de mi fabricación pero contra todos los pronósticos solo tuvimos algunos toques errados y luego se cortó la actividad, creo yo porque se acrecentó el viento así que decidimos salir y cambiar a los claro que se encontraban mas adelante. Justo en el momento que tocábamos la orilla venían los otros muchachos que no habían tenido respuestas así que todos juntos seguimos caminando hacia adelante a los claros grandes donde podríamos estar casi todos juntos. Ya cuando llegamos divisé unas corridas de la orilla hacia adentro de algunas tarus y les dije: – Aquí están.

 

De costa y sin ingresar sacamos solo 3 pero al cortarse nos fuimos metiendo y comenzó la fiesta que no paró hasta el mediodía cuando tocó el clarín para ir a comer. Les aclaro que la carita de los chicos cuando les dije que nos teníamos que ir era para filmarla pero el asado se iba a pasar así que a regañadientes partimos hacia la estancia. Al llegar nos recibió el dueño con la sonrisa de siempre y con la frase de “USTEDES SI QUE ESTÁN LOCOS” que nos hizo reír pero que luego de contarles la pesca no lo podían creer ni mostrándoles las fotos. Pusimos la mesa y a comer el asadazo que había preparado el dueño. Vacío, asado, un pollo de campo y chorizos fueron degustados en ese orden solo quedando un choricito. Es que los chicos comen bien y mas cuando la actividad es en el agua. Luego vinieron los mates por pedido de el colo Correa y la hora del descanso que nadie quería tener hasta que miramos los árboles que teníamos a unos 50 metros que a pesar de ser de 100 años con su consiguiente tamaño, comenzaban a moverse como si fueran unas ramitas con el viento. Llegó el huracán y la cosa se puso fea de verdad.
Yo sabía que la cosa iba a parar en algún momento así que propuse dormir la siesta en el único lugar que se podía que era en el auto ya que llovía a cántaros a parte del viento. Solo Franco me siguió pero los otros 3 muchachos seguían soñando despiertos con las taruchas de la mañana y no pudieron descansar. A las 15 hs. y a los portazos nos despertaron, nos dijeron que ya estaban listos, todos vestidos otra vez como para la guerra y hasta los señuelos en las cañas denotaban su ansiedad. Me causó tanta gracia que me tuve que vestir. Les digo amigos que el viento daba miedo de verdad y la lluvia había momentos que era una cortina de agua pero en un momento paró un poco y se transformó en llovizna, así que me encomendé a San Pedro y otros Santos pescadores y le encaré con la muchachada otra vez.
Al llegar, lo único a favor que tenía era el viento que venía de espaldas a nosotros y soplaba hacia la laguna así que comenzamos como a la mañana y en el mismo lugar haciendo el mismo trabajo, activar con poppers y luego el bendito TARANGA de diferentes colores que habían elegido los muchachos y comenzaron a picar otra vez pero más espaciado.
Si había algo que faltara para complicar el clima era el frío que llegó hasta el punto que estábamos descompuestos todos y haciendo castañuelas con los dientes, pero tanta mala leche no podíamos tener, era tanto el viento y tan constante que se llevó la tormenta y a eso de las 17 hs. salió el sol. Mamita querida como picaban, era un tiro, 3 y 4 ataques fallidos y una captura.

 

En muchos casos grandes y muy grandes. Muchas se escaparon ahí nomás y no dieron tiempo ni para la foto pero poniendo un número muy modesto creo que ninguno se fue sin llegar a las 50 capturas y de ellas todos pelearon varias de arriba de 4 kilos, quedaron mudos luego de ver lo que es tener un bicho de esos del otro lado del sedal.
Fueron dos horas de pesca a full sin parar, pero a pesar de nuestro entusiasmo los cuerpos comenzaron a decir basta por el frío y tengo que reconocer que Yo fui uno de ellos. Una pesca que quedará para la historia, todos descompuestos del frío comenzamos el regreso sabiendo que hacíamos lo correcto ya que sino terminaríamos todos en cama. Al llegar salieron los dueños otra vez que estaban tomando mate con un vecino adentro para cargarnos otra vez pero el asombro fue mayor que al mediodía ya que al mostrarles las fotos no lo podían creer.
Les puedo asegurar que no podíamos ni sacarnos la ropa del frío que teníamos pero la alegría era tanta que partimos contentos hacia el cemento de Bueno Aires sin parar de hablar de la hazaña que habíamos hecho. Antes de despedirme y esperando que la aventura les guste me voy a tomar el atrevimiento de dar gracias a quien fue la vedette del día y creo que si él no podríamos haber tenido tanto éxito y tener una pesca tan fabulosa y con tantas capturas de tan buen tamaño: “GRACIAS TARANGA VIEJO Y PELUDO, EL MEJOR SEÑUELO PARA TARARIRA.”
Ahora si me despido amigos pescadores y traten de no perderse este paraíso llamado “LA FACULTAD” en Bragado donde hoy por hoy tendrás la posibilidad de romper todos los récords de tus capturas y aparte pasarás con tus amigos un día inolvidable con el grupo de buena gente que te atiende y te brinda su casa como si te conociera de toda la vida.
Gentileza de EDUARDO SAGASTA “EL VASCO”.
Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/080217-pescando-contra-todo-pronostico/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Eduardo Sagasta

Guía de pesca en laguna de Gómez Junín como también fabricante de artículos de pesca y el famoso señuelo "Taranga".

Deja un comentario