09/11/16 Domingo Detonando Señuelos

0

Fuimos a visitar una Laguna privada en la localidad de Bragado, Estancia El Abuelo que a principios de año rindió muy bien. No fuimos en los meses pasados ya que hablando con el propietario nos iba informando que todavía no estaban muy activas. Hablamos en la semana y me dijo; -” Ya se despertaron” así que sin mas pensarlo hacia allá fuimos junto a Patricio Paniagua, Damian Ariel y nos encontramos con Amigos de Pehuajó: German Bertoldi y compañía…

Llegamos a las 8am con un viento demasiado fuerte del sector Norte, cosa que ya complicaba la jornada de entrada. Mi idea, y lo especial de esta laguna, es la fabulosa pesca de superficie ya que si bien es profunda entre la superficie y la cola de zorro que viene trepando desde el fondo, hay escasos 10 cm en la mayor parte del espejo, por eso se hacen excelentes pescas de superficie. Obviamente se puede pescar con gomas lastradas antienganche, de hecho las mas grandes se dan abajo pero son tantos los ataques en superficie y tan violentos que no pienso en el tamaño si no en el disfrute que da esa caza.

 

Con ese viento el agua estaba completamente rizada, casi imposible trabajar de superficie. Por suerte el lugar es muy grande y caminando pudimos dar con lugares de reparo. Ahí si empezó la fiesta casi de inmediato. Mi primer señuelo fue la Gozio Lure que después de 20 capturas, muy castigado, lo cambie por paseante Zig Zainha Nakamura logrando menos éxito. Se hicieron mas espaciados los ataques, unas 10 capturas en igual tiempo. Volví a poner la Gozio Lure pero esta vez otro color aumentando considerablemente los ataques con otras 20 capturas.

Así fue la mañana, nos fuimos a comer y a descansar un rato ya que para buscar el reparo del viento se caminó mucho. A la tarde por suerte calmo mucho el viento, si la mañana fue buena la tarde fue extraordinaria . Infinidad de capturas, prácticamente no sacábamos mas fotos ni nada, era tirar, clavar, boga, pinza, liberación, tirar y de vuelta la misma ecuación.. lo que hacia mas que nada era tomar el tiempo tipo “boxes” cuando cambian las gomas para ver qué tan rápido hacia la secuencia.

 

Promedie los 15 segundos dependiendo de cuan complicado tenía la extracción del anzuelo, siempre con el mayor cuidado. Hacia el final de la tarde use exclusivamente ranas, quedaron prácticamente inservibles. Hacía rato que no se me acalambraba el brazo de tanto pescar y hoy después de unos días todavía duele…  Felicidad Total !!!!

Gentileza de Walter Gastaldi

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/091116-domingo-detonando-senuelos/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Walter Gastaldi

Prácticamente nací con una caña en la mano, con la Pesca metida en cada célula. Mi Abuelo y mi Padre fueron empleados en la AAP y crecí ahí.

Deja un comentario