10/10/17 Momentos inolvidables de pesca en Reconquista, Santa Fe

0

Después de un par de años charlando con el amigo Peche Pecherincoff, al final pudimos concretar la esperada visita a sus pagos invitado por uno de mis “hermanos de caña”: Seba “totito” Boretto, salida s la que se sumó también: “El cacha” Ariel Casavechia..

Antes de salir, el viaje ya había valido la pena. Ya en los pagos de Peche, Reconquista – Sta. Fe, lugar que no había tenido posibilidades de visitar, arrancamos en la excelente y equipada lancha con todos los elementos necesarios para lo que un pescador de Bait o Fly cast requiere: dos buenas plataformas de proa y popa, lugar para guardado de cañas armadas, cómodos tambuchos de fácil acceso para cargar y poder utilizar las mil cajas, pinzas, pincitas y artefactos que cargamos en cada salida de pesca.

El primer día en el río, muy pero muy bajo de caudal, pescamos aguas abajo. Arrancamos con un clima pesado, húmedo y sin viento, solo faltaba escuchar el trueno que nunca se escuchó. Luego de navegar no más de 5 minutos con los abrigos pegados a la piel por la presión y humedad, hicimos los primeros tiros donde se desataron los primeros piques. Empezaba a ponerse mejor de lo soñado, dorado conectado y al instante Toto conecta otro. Cacha nos hace vivir una de esas cosas que erizan la piel, un dorado le tira al señuelo al golpe, lo levanta, no toca el agua que otro lo vuelve a cazar y el señuelo sin nunca haber podido siquiera realizar su natación recibe dos o tres ataques más hasta que uno se prende, había tres dorados conectado y un frenesí en el río que te ponía piel de gallina.

 

Levantamos un doblete con Toto, y Ariel que se le había soltado uno no dudo en poner un Popper minotauro. Mientras desansuelábamos ya tenía varios ataques en superficie y el primero clavado con el “mino”, supongo que ustedes ya podrán imaginar lo que pasaba por nuestras mentes, desde la nada misma con el apuro de volver a poner el engaño al agua sin cometer errores que suelen pasar en esas situaciones por desesperados, hasta pensar que al fin había tocado el día de tus sueños, pero como siempre….. lo mágico no dura lo uno desearía. Después de 5 o 6 peces levantados y devueltos al agua, soplo un ligera brisa del sur que notoriamente refrescó y la modificó la presión, el río volvió a la normalidad y nosotros a tener que “laburarla” para que nos preste unos momentos sus preciosos tesoros.

El resto del día la pesca fue buena, pero había que hacer bien las cosas bien.. meter tiros muy precisos y estar muy atentos. El dorado estaba pero no tomaba firme, por lo general había que engañarlo y desencadenar los ataques ya que venía como empujando el señuelo. Ahí era donde estaba la mano del pescador para lograr darle “vida” al señuelo y gatillar la furia de los dorados. El entendimiento con el guía fue inmediato poniendo la lancha a distancias y en situaciones correctas siempre, como si siempre hubiésemos pescado con él. La verdad impecable, recorrimos muchísimos kilómetros, lugares soñados, me sorprendió muchismo la cantidad de “buenas estructuras” del lugar, barrancas que el agua literalmente vuela, paleros soñados, barrancas con palos y camalotales y carrizos.

 

Cerramos la jornada con unos 16 o 17 lindos dorados de entre 3 – 5 y 6 kg el mayor, más un chafalote grande…  pero grande, el más morrudo que Yo vi, le tomo una banana raptor a Toto entre los palos y hacía pensar q era un dorado, después mostró su silueta plateada en un espectacular salto y peleo a la par de cualquier dorado en una hermosa corredera.

SE VA LA SEGUNA
El segundo día pescamos río arriba, fuimos en busca de “la vaca” que como suele pasar no pudimos dar con ella. El clima estaba un poco más light para la pesca: día soleado, poca presión, viento moderado, uno de esos días q ni “fu ni fa”. Al mediodía paramos a comer un excelente asadito en la isla, sin antes pedirle a Peche que busque algún lugar donde haya quedado agua para ir a tentar un rato a las dientonas mientras se cocinaba el asado. Nos dio una hora de diversión inigualable en lo que denominamos TORNEO DESLEALTAD 2017.

Era un charco de unos 300ts x 100, con no más de 40 o 50 cm de agua lleno de vegetación como de tarariras pero estas condiciones las hacían ser muy erráticas en los ataques. Se daban en profundidades de 20cm llenas de vegetación y no era cuestión de escuchar un “plaff” de un ataque errado para que caigan los señuelos de los otros dos a tratar de robarle el pez al otro, jajá. Realmente momentos de esos que nunca se olvidaran. Por la tarde seguimos buscando la pieza mayor que lamentablemente no se dio, pero con media docenas de piezas más cerramos la segunda jornada de pesca.

 

Resumiendo, Reconquista es uno de los pesqueros con mejores estructuras sobre el “río” que me toco pescar. Muchas opciones río arriba y río abajo, que cuando el dorado está comiendo firme en esos lugares puede brindar de las mejores pescas que se puedan soñar. Un lugar que me dejó ver parte de lo salvaje que puede ser el Paraná, mostrándonos un yacaré asoleándose de esos que se dicen macho pero no por el sexo, sino porque era grande, grande de verdad, como así un nido de curiyúes apareándose con 5 bestias que ponían la piel de gallina.

Con respecto a Peche, que más decir que GRACIAS, gracias por la predisposición, por la buena onda que le puso y por sumarse tanto a las cargadas comoa  las bromas que nos caracterizan como uno más del grupo. Felicitaciones por como maneja el trato de la gente, les da buen servicio con tremenda voluntad para recorrer el río con el afán de ponerte en la mejor situación de pesca sin importar lo que haya que quemar de nafta. Gracias tambien por hacernos conocer ese hermoso pesquero al cual me quede con ganas de sacarle unos cuantos pescaditos más!.

En fin, arriba de 20 dorados, un par de chafas muy lindos, un atrevido pirapita que siempre lo siguen a TOTO y otro viaje de los que uno nunca se olvida cargado de situaciones divertidas, de momentos para recordar, de esos lanzamientos que uno siente únicos y te da ese dorado que vale el doble de su peso por la situación de pesca, y muchas anécdotas más.

Gentileza de Gastón Foglia de River Rats

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/101017-momentos-inolvidables-de-pesca-en-reconquista-santa-fe/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

River Rats Cba

Somos cinco amigos con ganas de compartir nuestras vivencias. Entendemos la pesca como un deporte donde la competencia es con uno mismo, tratando de superarnos dia a dia, no solo se trata de sacar más pescados, sino de buscar ese señuelo que engañe mejor al pez.

Deja un comentario