10/12/18 Pescando a campo abierto

0

Sábado 8 de Diciembre | Hace rato veníamos hablando con Tino, un amigo virtual de diferentes grupos de pesca, intercambiando comentarios en diferentes posteos. Veníamos amagando para salir a pescar, pero por un motivo u otro no se daba…

El día Lunes de esa misma semana ya habíamos cerrado una pesca “charquera” con mi gran amigo Mariano, cerca del Miércoles hablo con Tino y ya quedamos para salir el Sábado a la mañana. Una de las cosas que me quedaba por ver era a qué lugar llevar a estos muchachos, las posibilidades “legales” de entrar a campos se desplomaban de igual forma que mis esperanzas de bajar unos kilos para llegar al verano.

El Viernes a las 16hs aún no teníamos rumbo. “Vengan igual que a algún lado vamos a ir“, seguía con dudas hasta que al final de la jornada se allanó el camino. Ya teníamos rumbo pero el encargado nos dio permiso sólo para pescar hasta el mediodía. Como no es un lugar grande, el tiempo era más que suficiente y para la tarde ya tenía marcado un arroyo a relevar. A las 7.45am ya estaban en casa, cambiamos de unidad móvil y salimos. La tranquera del campo nos esperaba abierta con el candado puesto, pero con el famoso gancho en la cadena. Sin mas preámbulos, cruzamos unas 5 tranqueras y nos metimos en el campo abierto con la “nave”, tarea que no es para cualquiera porque por la altura del pasto no podes ver mucho, y si no conoces podes terminar mal.

La semana sin lluvia fue de mucha ayuda para llegar hasta el borde de nuestro objetivo de pesca: una “coqueta” laguna natural. Sin perder tiempo, ya nos bajamos del auto con los equipos prácticamente armados, sólo restaba elegir los señuelos y a pescar. Arrancamos con un fresco que ameritaba algo mas que una remera con una leve brisa del norte / noreste que se transformó en un verdadero trastorno conforme iban pasando las horas. Comenzamos “peinando” las costas en busca del reparo. El primer ataque no se hizo esperar pero fue muy tímido.

 

Moví un poco, seguí rastrillando hasta que una tararira tamaño pocket, se decide a atacar al señuelo prácticamente a mis pies justo cuando estaba levantando para armar un nuevo casteo. Vino de la “patita” del señuelo, por lo que salió del agua y volvió a su hábitat previa doble mortal hacia atrás. Sabíamos que teníamos tiempo hasta las 12hs, pero las tarariras no aparecían. Las buscamos abajo, pegadas a la costa, arriba de los yuyos pero nada. Solo con un malogrado ataque en mi poder… y por como se venían dando las cosas no iba a ser fácil. Movimos en todos lados, se veía algún que otro movimiento, pero pensábamos que podrían llegar a ser carpas o sábalos. Teníamos el equipo de fly, pero el viento hacía que descartemos esa posibilidad.

Antes de completar la “vuela al charco” llego hasta un lugar que había reparo y poca agua. Me dije: “Si no es acá no es en ningún lado“. Ya en 10 ensayos había cubierto toda la superficie. Sigo por la costa… y me dije “No puede ser”, así que pegué la media vuelta y volví! Sigo intentando en los lugares que ya había rastrillado, y en unos 10 cm de agua un hermoso ataque! Una tararira mediana que levantó el autoestima del grupo. Foto y al agua. “Están, pero están comiendo con palitos chinos… muy delicadas!” Así que a tirar, esperar que baje el señuelo y a traer muy despacio dando tironcitos.

Ya llegando al final de la laguna; poca agua, vegetación y algo de reparo… ¿qué más podía pedir? Hago un tiro en diagonal hacia la costa del frente y cuando el señuelo toca el agua, tengo un ataque, pero bien errado! La tararira le tiró el tarascón pero una vez que el señuelo ya había pasado, junto rápido y me voy a buscar la cámara. Le canto a Mariano que estaba en la costa del frente: “En 5 min vení para allá que voy a pescar una!!!” De más está decir que no me creyó. Llego, me pongo la cámara, agarro la caña, ensayo un tiro al mismo lugar y ahí mismo me estaba esperando ella. Una pequeña guerrera. Foto y al agua.

 

En ese momento les pregunto a mis compañeros cómo venía la pesca, ni siquiera habían tenido ataques!!! Algo que no me gusta porque está bueno que pesquemos todos. Pero no quedaba otro camino que seguir intentando porque todos sabemos pescar en esta modalidad. “Cabezaaaa!!! Veni a tomarte unos mates” Para estratégica de unos minutos, disfrutamos de unas buenas facturas, mates y anécdotas varias. Ya estábamos cerca del toque de queda, seguimos un rato mas. Completando la vuelta a la laguna pesco otra mini-taru que estaba bien pegada a la costa. En ese momento ya estaba hecho y armo un rato el equipo de fly… fue prácticamente imposible armar un casteo como la gente debido al fuerte viento.

No pasaba nada, pero nada de nada… les propongo armar un plan B. Un arroyo que hace tiempo que no iba, ahí si había que caminar un poco, además de cruzar un monte y un pastizal lleno de cardenchas y esas molestas “flechillas” que te vuelven loco. Surcamos unos caminos de tierra bastante desparejos, sorteamos los obstáculos y llegamos. Había sabalitos paseando!!! Armamos los equipos de fly e intentamos sin éxito. Buscamos en el poco lugar que había sin éxito hasta que Mariano sorprende a todos pescando una hermosa tararira de un lugar con muy pero muy poca agua. Seguimos intentando hasta que el mismo Mariano pescó una anguila con una goma! Algo que no se ve mucho, pero cada tanto se da.

Cerca de las 16 horas, emprendimos la vuelta. No fue una jornada fácil, y acá valió jugarla de local. El grupo de pesca un verdadero lujo, nunca pescamos de a muchos, pero los que vienen son como de la casa.
Saludos para todos, buenas pescas y buena semana, gentileza de Christian Andrés López

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/101218-pescando-a-campo-abierto/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Christian Lopez

Deja un comentario