13/11/18 Rayos y centellas

0

Sábado 10/11/2018 | Durante toda la semana se vaticinaba un fin de semana complejo desde lo meteorológico: “ráfagas de vientos, ocasional caída de granizo y fuerte actividad eléctrica. Se espera fundamentalmente abundante caída de agua en cortos períodos de tiempo”…

Ya desde el viernes a la tarde la cosa se venía fulera. De todas formas, la esperanza es lo último que se pierde ¿no?. Me levanto relativamente temprano ya que había estado de festejo de cumpleaños de mi hermana el viernes por la noche. No llovía! Pero parecía que era de noche… pregunto a uno de mis conocidos para ir a un campo, y debido al clima este había salido… una chance menos.

Escribo a otro, ya para eso ya había preparado unos mates para desayunar con la patrona que me miraba de reojo todo el tiempo con cara de “¿No vas a salir con este día no?”. Tengo el ok para ir a un campo, todavía no llovía y ya eran las 10 am. Quedé para ir cerca de las 10.30hs, pareció a propósito, ya con todo preparado se larga un Sr. Chaparron. “¿Te vas a ir igual?” me pregunta ella… “Si mi amor, es pasajera y no es tormenta eléctrica! Si veo que se pone feo me vuelvo”. Sarna con gusto…

Salgo, llego al campo y dejo el auto lejos por miedo a no poder salir, ya venía con un buen antecedente de una hermosa encajada del fin de semana anterior (ver informe y nota). Ya la lluvia era una molesta llovizna que el viento la convertía en mas molesta aún. Con el traje de agua y las botas me dispuse a cruzar el bañado. Nubes bajas, en parte se veía despejado pero se sabía que no iba a durar mucho. Eso sí, es terrible caminar con el clima pesado, temperatura templada con el traje de agua y las botas, casi me deshidrato! Jajajaja. Creo que me mojé mas que con la lluvia.

 

Llego al río. Un poco bajo a pesar del viento del Este que poco después fue girando hasta ponerse del sudeste complicando la cosa. Busqué los lugares al reparo del viento y nada. Los puntos quedan bastantes separados unos de otros, por lo que literalmente “peiné” hasta el último cm de cada uno. Lo que era impresionante la cantidad de sábalos y carpas que andaban en superficie, pocas veces vi tantos. Ahí es donde me arrepentí de no haber llevado el equipo de fly, pero ya era tarde para lamentos. Seguí buscando.

Cambio de color de señuelo y pongo una goma blanca… al primer tiro en el último punto antes de volverme, ni bien dejo que toque fondo se produce la primer llevada! Clavo como para no perder el único ataque que había tenido y no siento mucha resistencia… o la perdí o viene nadando para aca o es muuuy chica. Última opción, prácticamente un alevino de tararira! Jajajaj. Era sólo unos centímetros más larga que el señuelo… es de admirar la voracidad de la especie. Foto, al agua y a seguir.

Cuando son de poco tamaño tienen un filo en los dientes que las grandes no, entonces a los señuelos te los destrozan. Pongo otro blanco (el último) y sigo. Ya el Sur se había puesto fulero, no quedaban lugares sin nubes en el cielo… el viento comienza a soplar con más intensidad, pero rengo no me iba a ir. Ya a contra reloj sigo intentando, ya la playada era un lugar que no me iba a dar mas piques. Busco hacia el río, dejo que la cuchara lleve el señuelo hasta el fondo y comienzo a recoger bien despacio y pausado. Ahí es donde tengo mi segundo ataque que se convirtió en captura de pura casualidad. Estaba pichada de casualidad. Apuro los trámites, porque ya se veía que se estaba formando la tormenta, si bien ya llovía, la lluvia es lo de menos.

En medio de un fuerte viento y unas gotas que castigaban duro, volví lo más rápido que pude hasta el auto ya en medio de un terrible aguacero. Ahí es donde me volví a convertir en piloto y pude salir del campo después de dar una dura batalla con el barro, aunque esta historia la publicaré en el grupo de amante de los autos… jajajaja. Esto es en uno de mis lugares preferidos y no por eso fácil de pescar tarus: el Río Lujan.

Saludos a todos y que tengan una buena semana
Gentileza de Christian Andrés López 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/131118-rayos-y-centellas/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Christian Lopez

Deja un comentario