14/12/15 Mostros en San Pedro

2

La logística era clara, llego el mensaje que decía: ” 4.30 hs el viejo me levantaba por casa, a las 5 al negro, 6 por campana a Santi y en San Pedro no juntábamos con la hormiga atómica (oriundo del lugar) “, para ir al Club de Pescadores donde buscaríamos a Pedro Prats. Así fue todo, menos Pedro (no había regresado de una pesca nocturna de surubies), pero en su lugar, estaba su hermano, el gran Ariel.

Luego de navegar un bueeen rato (degustando una exquisita ensaimada mixta), llegamos al lugar. Ni bien bajamos y caminamos no mas de 1 minuto, en un charco el viejo da aviso que había movimiento, yo que estaba al lado, puse una ranita y probé, no llegue a dar una vuelta para acomodar el multi, que exploto la rana (lamentablemente no clavé bien y gentilmente la hermosa tatú me sobró, escupiendome el señuelo casi en el pié.

Caminamos hasta el lugar elegido y empezamos a tirar. La cara de los 5 era la misma, asombro de no traer tiros sin que los señuelos tengan ataques de estas hermosas bichas agresivas. Los popper eran levantados del agua, cabeceando al mejor estilo dorado. Las ranas – de la variedad que fueran – explotaban entre las ensaladas de pasto, plantas y lentejuelas que trae el agua. Los ratones no servían mas de un par de clavadas, las tarus se encargaban de cabecear en sus saltos, haciendo volar todos los accesorios estéticos de estos engaños de  latex para todos lados.

 

Y así fue todo el día… rana, ratón, popper, cucharas, gomas, señuelos de media agua, abajo donde sea, las respuestas siempre eran las mismas, agresividad, saltos hermoso, corridas después de las clavadas buscando el barro, y varias veces teniendo os un buen rato, clavadas en el barro, sin poder despegarlas.

Los tamaños, hermosos grandes, 2 y 3 kilos, salieron muchísimos ejemplares, la mayoría. Cuando dejaban de salir las grandotas, eran los 5 minutos de fama de las pequeñas, que me atrevería a decir, nunca bajaron del kilo pasadito.

En cuanto a los guías, no hay calificativos para el día que nos dieron, aplausos y agradecimientos. Confiamos en su palabra y experiencia, y la verdad, las expectativas que llevábamos, no llegaron ni a los tobillos de lo que vivimos. Y eso que íbamos muy expectantes. Ya estamos programando la próxima visita, antes q se vaya el calor.

 

El numero total que calculamos, fue de una cantidad promedio de 50-60 piezas cada uno, todas devueltas sanas y salvas, como corresponde.

A las 15 hs tuvimos que emprender la retirada, ya que se levanto una tormenta eléctrica muy fea (sino todavía estamos pescando). El cierre como no podía ser de otra manera, asado a las 17 hs, para volver bien comidos y contentos.

Nuevamente Gracias Ariel y Pedro Prats.-
Saludos, Martin Docampo

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/141215-mostros-en-san-pedro/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Martin Docampo

Naci en Alta Gracias, Pcia de Córdoba. Me crié pescando y caminando los diques y embalses cordobeses desde los 4 años. Apasionado por la pesca deportiva.

2 Comments

Deja un comentario