16/01/17 Casteando lugares en Villa Paranacito

0

Ya con varias visitas encima a los pesqueros del sur Entrerriano, todas con éxito, nos decidimos hacer otra visita junto a Emiliano Calvo y a Damian Mancuso..

Las recientes lluvias anegaron los caminos de la zona que íbamos relevar. Buscando la alternativa entramos al camino que conduce a Villa Paranacito que es todo de asfalto y sobre ambas márgenes tiene muy lindos charcos, pero la cercanía y facilidad de acceso los hace muy vulnerables a los pescadores que no devuelven las capturas haciendo mermar la buena población de nuestras queridas Hoplias.

 

Fuimos directo al cruce del Sagastume en busca de doradillos y algún fantasma (Chafalote). Probé con varios señuelos ya que ahi está limpio y no hay casi enganche, puse Lipless Arashi square, spin Fish, Shiner King – este me dio mucho resultado el las ultimas pescas – y nada. Se me dio por poner el nuevo señuelo de Tech: el Falix y a los pocos casteos un ataque de dorado, un salto y se fue. Otro tiro, otro ataque y otra safada. La tercera es la vencida… otro ataque, clavada,  pelea, foto y liberación de un lindo doradito para lo que era el lugar. Mis compañeros no tuvieron ataques de dorados, creo que a veces no es el señuelo si no el momento ya que suelen andar detrás de sus presas, como los cardúmenes de sábalos y especies forrajeras. Talvez en los casteos anteriores simplemente no estaban.

Seguimos un rato y se cortó. Decidimos ir a el canal que recorre el costado de la ruta en busca de las Tarus. Éste canal recorre casi todo el camino, en sectores está sumamente tapado de vegetación y en otros sectores completamente limpio. Sacamos unas acá, unas allá pero nada del otro mundo. Del otro lado se divisaba un desborde tentador, a unos 100 metros de la ruta había un terraplén hecho por el hombre para retener el agua y después se veía la laguna, pero anterior a este terraplén nos topamos con una canaleta infranqueable, fue una odisea. Intentamos cruzarla por varios lados pero era muy honda, no se podía nadar ya que era una combinación mortal de barro, plantas y palos.

 

Primero lo intente Yo, di un paso y me hundí hasta el pecho; di otro paso y desaparecí. Emiliano me saco. Costeamos la orilla de esta canaleta hasta ver algún lugar factible de cruzar………..Ésta vez le tocó a Emiliano y lo mismo, lo tuve que sacar. Seguimos por el borde de la canaleta intentando cruzarla en varios sectores y nada, igual en todos lados. En todo ese esfuerzo,  agotados ya que nos abocamos a esta tarea por mas de dos durísimas y largas horas, la mente empieza hacer su movida “Ya esta, volve, no vale la pena, mira si llegas y es solo agua de lluvia acumulada y no hay nada, mira alrededor es el reino de la Lampalagua, deja de joder”… uno tiene que ser muy fuerte para no escuchar esas voces internas, va, para no hacerles caso, porque escuchar las escuchas.

A unos metros se ven unos árboles caídos próximos a esta maldita canaleta, llegamos y era lo mismo pero teníamos el árbol caído, ya podrido y ahuecado lo que lo hace mas liviano. Con otro gran esfuerzo llevamos un buen tronco hasta el borde, lo levantamos de punta y lo dejamos caer para hacer una especie de puente, no llegaba hasta el otro lado pero no le falto mucho. Voy primero, lo iba tanteando, iba bien hasta que casi llegando se partió y caí, por suerte dos manotazos y me pude aferrar a un cardo del terraplén. Ya en tierra firme, Emiliano me arrojo primero mi equipo y luego el de él. Lle quedo medio tronco para cruzar, el pedazo que se me partió a mi no salió mas de las profundidades, pisó rápido ese medio tronco y con un salto digno de medalla olímpica cayó justo en el borde, quedo con el agua al pecho y lo ayude a subir.

 

Trepamos el terraplén y la vista se nos lleno de un paisaje netamente Taruchero  Ahora teníamos otro problema, el viento en contra y por ende todos los repollos flotantes estaban de nuestra costa, teníamos unos 10 metros hasta el agua. Emiliano se estaba preparando. Yo hago el primer tiro con una Badline modelo Bad Zara taxi, cae al agua, una vuelta de manija y sale una belleza debajo del agua agarrando el engaño, sacando toda su figura al aire y cayendo con su presa bien mordida. Clavada, pelea, pero los diez metros de repollo por el cual la tenía que traerla hicieron que se vaya… que imagen impagable, que satisfacción después de tanto esfuerzo cometido saber que no me equivoque, era el lugar indicado.

Fue un pique tras otro, muchas capturas de muy buenos tamaños y de una salud y vigor pocas veces visto, de un color muy oscuro. El viento seguía , no era molesto para la pesca en si , solo que traía mas repollos para nuestra costa. Tratamos de vadear pero fue un paso a la rodilla, otro paso al pecho y no se podía avanzar mas. Habremos pescado una hora nomas, un lugar terrible. Teníamos al tercer integrante de la salida que estaba solo del otro lado ya que no tenía la indumentaria necesaria para este tipo de incursiones. Nos reunimos con él y seguimos pescando mas cómodamente en el canal al lado de la ruta. Mi mente quedó allá en aquel inaccesible lugar, al cual pronto retornaré !!!

Como siempre todas las capturas son devueltas. Pesca Deportiva es Pesca con Devolución !!!
Gentileza de Walter Gastaldi

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/160117-casteando-lugares-en-villa-paranacito/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Walter Gastaldi

Prácticamente nací con una caña en la mano, con la Pesca metida en cada célula. Mi Abuelo y mi Padre fueron empleados en la AAP y crecí ahí.

Deja un comentario