18/05/16 Matungos en Berisso

0

Luego de varios años en que no salía a pescar junto a mi viejo amigo Sergio y varios intentos fallidos, el pasado Sábado pudimos coordinar y finalmente volvimos a las canchas. A pesar de que el viento iba a ser fuerte y el día muy nublado, los dos estábamos con ganas de inaugurar la temporada de pejerreyes del Río de La Plata así que nos fuimos muy temprano a bajar su semi a Berisso con la intención de buscar los grandes en la zona de Palo Blanco.

Nos recibió una mañana fría con mucho viento y un río muy agitado como esperábamos, lo que no nos esperábamos y nos sorprendió mucho fue la enorme cantidad de camalotes y palos flotando en el río, cosa que lo hacia aún más peligroso. Como para empeorar la cosa se encontraba muy encapotado y con una intensa neblina, por lo que el GPS no agarraba satélites y no pudimos ubicarnos visualmente, gracias a esto luego de navegar casi a ciegas en aguas agitadas decidimos tirar el ancla de capa y probar suerte sin saber dónde estábamos.

 

La pesca la realizamos al garete y cebando con aceite de pescado, usamos las tradicionales líneas de 3 boyas grandes y anzuelos Nº 1 con brazoladas de 30 cm y lastradas. Al final de la línea la rematamos él con una puntero pescador y yo con una bigotera. Como es costumbre en este río, la gran mayoría de los piques se dieron en estas últimas boyas, ya que son las que mejor trabajan. Encarnamos solamente con mojarra fresca. Comenzamos con varios piques de variada, mucho dientudo, algunos paticitos y pejes que daban la medida pero no eran lo que veníamos a buscar.

Cuando el viento levantó la niebla pudimos ver que estábamos casi encallados en la costa, el GPS se digno a funcionar y realmente ya habíamos perdido varias horas pescando en una zona malisima. Pero ya podíamos ir a buscar los grande sabiendo dónde estábamos, cuando llegamos a la zona de Palo Blanco la cosa cambió mucho, camalotes había por todos lados y la pesca era difícil con tantas olas (razón por la cual hay muy pocas fotos de la pesca). Aquí comenzamos a dar con los grandes de más de 40 cm, con unas peleas hermosas, esas que te hunden todas las boyas juntas y corren de un lado al otro. Lastima que los dientudos siempre siguieron molestado durante toda la jornada y notamos mucha presencia de juveniles, que fueron devueltos al agua, pero su voracidad es sorprendente atacando carnadas que casi no entraban en sus bocas.

 

El balance de la jornada fue más que satisfactoria, obtuvimos una buena cantidad de pejerreyes de medida y varios matunguitos y finalmente pude estrenar mi nueva caña para rotativo. A pesar de las condiciones muy poco favorables pudimos arrancar esta temporada con gran éxito y yo por primera vez sufrir los famosos mareos, confieso que varias horas después (mientras escribo esto) sigo con efecto bote. En caso de encontrarse interesados en salir a pescar con nosotros ya sea algún fin de semana o entre semana por favor póngase en contacto haciendo click aquí.

Aclaro que no trabajamos como guías ni queremos hacerlo, la idea es ir a pescar nosotros también pero como suele quedar lugar en el semi podemos pescar juntos compartiendo los gastos de la embarcación.

Gentileza de Christian Legé

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/180516-matungos-en-berisso/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Caminos y Piedras

Amamos viajar, conocer nuevos lugares y escaparnos de la cotidianidad, es así como surge la idea de crear un espacio para registrar los caminos que hemos recorrido y compartir nuestras experiencias sobre cada lugar que visitamos. Uniendo nuestra afición por la fotografía y amor por los viajes hemos creado Caminos y Piedras, una bitácora que esperamos sirva de guía a muchos viajeros.

Deja un comentario