19/12/18 “Machetes” del Rio de la Plata

0
Sábado 15 de diciembre de 2018 | Veníamos planeando desde el lunes una salida con mi gran amigo Mariano Prieto, la idea era meter pesca en el río de la Plata ya que en “mis charcos” la situación estaba realmente complicada debido a una semana atípica en cuanto a la cantidad de precipitaciones registradas…
Ya el Viernes Mariano me dice “Tenemos que salir bien temprano!!! A las 6.00 te espero en casa“. Ufff… tenía solo unas pocas horas para dormir, pero la promesa era hacer una buena pesca y volver temprano a casa. La idea era bastante codiciosa: buscar dorados y chafalotes con señuelos, luego hacerle un tirito a las bogas y culminar con alguna tararira, casi nada ¿no?

El Sábado me despierta el teléfono a las 4.45 am. De repente pestañeo y ya eran las 5.10!!! Salgo despedido de la cama, cargo las cosas que por suerte había dejado preparadas desde la noche anterior y salgo. Lo bueno de viajar en ese momento del día es que anda muy poca gente y a las 6 estaba en destino tan puntual como siempre (sólo si se trata de pesca obviamente… jajaja). Salimos hacia la guardería en compañía del hijo de Mariano – que viene dando muestras de que será un gran pescador – sin perder tiempo salimos con el rumbo fijo. Mates de por medio y luego de unos 40 minutos de navegación en un Río de la Plata “planchado” como pocas veces lo he visto, llegamos al destino.

El lugar ya estaba ocupado por una lancha que tenía un lugar envidiable. Armamos y mientras me terminaba de acomodar Mariano me dice “Miraaaaaa, un dorado” y ensaya su primer tiro… no lo podía creer, un tiro = un ataque!!! El dorado da su característico salto y aún lejos de la lancha logra zafarse. Esta situación se repitió dos veces más, una mas a Mariano y otra a mi, situación que lamenté porque lo traje hasta bastante cerca pero me ganó y fue la única chance dorada que tuve. Que pase tres veces puede ser casualidad, pero analizando el tema desde la pesca que solemos hacer con artificiales con respecto a las tarariras hay que hacer las cosas de otra manera y ya tenemos estudiado otros movimientos viendo a los que saben… no pinchar con la caña hacia arriba sino hacia el costado y sostenerla en esa posición procurando no perder tensión… no se si saldrá, pero la próxima lo intentaremos.

 

Los dorados ya no estaban y todavía ni siquiera eran las 8.00 am, supuestamente cuando se van los cabezones aparecen los “machetes”, esos hermosos chafalotes. Ensayamos varios casteos hasta que siento un empujón hacia abajo en mi línea, allá lejos a escasos metros de donde había tocado el agua el señuelo. Clavo y traigo, por allá se ve uno de los preciados trofeos: “El primer chafalote”. Estábamos pescando con cranks para dorados, y los “chafas” tienen una boca muy angosta, por lo que los dos primeros los perdimos por no usar el copo y dejarlos pelear un ratito mas. Ya mas precabidos el próximo lo levantamos y así varios más, fueron mas de 10 y todos de buenos tamaños. Pudimos hacer unas buenas fotos y todos volvieron al agua.

El caso mas raro de todos se dio en el último que tuve la suerte de pescar, ese chafa venía con un regalo muy particular, un señuelo Rapala articulado que tenia clavado cerca de uno de sus ojos en una herida prácticamente cicatrizada. Lo más llamativo es que lo pesqué desde el señuelo y fue el que brindó la mejor de las peleas, y de mas está decir que era de un muy buen tamaño. Antes de intentar con las bogas, Santi se despachó con un hermoso chafa que marcó el final de los ataques que con el correr de las horas se espaciaba cada vez mas, hasta volverse nulo ya cerca de las 10 am.

Entre una cosa y otra paramos por las bogas ya cerca de las 11am. Aprovechamos a descansar un poco los brazos y aflojamos un rato. Tuvimos un solo pique y no pudimos concretar la captura. Estábamos lejos de las tarus, así que salimos para completar el tour mañanero. Al mediodía estábamos cambiando de señuelos y buscando a mis amadas tarus, la cosa estaba complicada. Mucha agua, mucha vegetación y si bien el sol calentaba lo suficiente, el agua de lluvia en la cantidad en que había caído modificó el panorama. Tuvimos unos piques de unas pequeñas muy tímidas que tomaron mal y no pudimos concretar. Se veían movimientos entre la vegetación pero descubrimos que eran carpas, entre ellas varias de muy buen tamaño que se paseaban por la vegetación sin problemas y Yo sin el equipo de fly… pero habíamos ido a buscar tarus!

 

En la medida que avanzábamos las chances bajaban de manera alarmante, ataques nulos en lugares que son el sueño de cualquier taruchero. Ya cuando habíamos caminado lo suficiente sin obtener capturas, quedaba la esperanza de desandar el camino más atento porque tenía que haber alguna tomando sol. Nos cruzamos con Mariano y nada, seguí caminando pegado a la costa con mucha cautela hasta que la vi! Y lo bueno es que esto está todo en video!!! Estaba en un hueco entre la densa vegetación de la costa y la gambarrusa que tapaba gran parte del arroyo. Sabía que tenía una sola chance y que no podía fallar, además estaba petrificado procurando no hacer movimientos ni ruidos que espanten a mi única chance de éxito. Suelto un poco de multi, calculando la distancia, hamaco la rana y ensayo un tiro “de abajo” que tenía que ser exacto. La rana cae sobre la gambarrusa a unos 30 cm de la taru, y esta ni se mosquea.

El plan venía dándose a la perfección. La idea era que la rana baje de la gambarrusa justo adelante de la cara de la taru, y por suerte fue eso lo que ocurrió. Cuando cae la rana desde el piso de vegetación hacía el hueco en la vegetación, en un movimiento tan rápido como preciso tomó el señuelo con una violencia que no esperaba! Casi me saca la caña de la mano… segundos después tachamos la segunda de las 4 especies que fuimos a buscar. Una hermosa tararira y un hermoso momento retratado en video que no me dejará mentir. Después de unos intentos más, volvimos con la sonrisa de oreja a oreja por haber compartido una excelente media jornada de pesca pasando un excelente momento con un amigazo y su hijo.

No se cuando, pero esto lo repetiremos procurando tachar al menos una especie más en nuestra próxima salida. Saludos a todos y buena semana!
 Gentileza de Christian Andrés López

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/191218-machetes-del-rio-de-la-plata/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Christian Lopez

Deja un comentario