20/09/17 El placer de lo prohibido

0

Ya con los primeros rayos de sol de la mañana indicaba que íbamos a tener una hermosa tarde de pesca..

Al llegar el mediodía el termómetro taruchero lo confirmó y así fue como emprendimos viaje hacia los arroyos pampeanos, esos lugares con alambrados, tranqueras y algún que otro cartelito de prohibido pescar al cual reaccionamos al mejor estilo, cajero del supermercado chino con su frase “NO ENTENDO AMIGO”.

Así fue como ingresamos en el Primero Point. Los minutos pasan rápidamente, sabíamos que solo teníamos apenas 35-40 min para evitar ser visto y luego invitados cordialmente a retirarnos. Cada tiro es una oportunidad o mejor dicho es una captura, no hay tiempo para fotos ya que el tiempo corre a la misma velocidad del caballo del puestero o en el peor de los casos de la patrulla rural! Asi que veran pocas fotos.

Los tamaños son variados y las capturas en apenas 40 minutos pasaron las 30 tarariras, todas devueltas como corresponde. Entre pique y pique perdimos la noción del tiempo, ya era tarde, el señor de camisa blanca a varios metros de distancia nos invitaba a que nos vayamos y logicamente asi lo hicimos, saludándolo cordialmente y pidiendo las disculpas correspondiente por ingresar a disfrutar de una excelente pesca.

 

Miro el reloj: 14,30 hs, ¿qué hacemos? falta hora y media para volver a trabajar y el próximo point quedaba a 20 minutos por un camino complicado (donde también nos podían echar) y bueno alla salimos. La vida del Homo Taruchensis es asi, arriesgada, irracional, apasionada. Ya camino a la zona del elemento cortante de mano (solo para entendidos) nos paso de todo un poco_ primero una “manifestación” de vacas pidiendo justicia por las muertes injustas en Liniers y luego un pequeño perrito que no nos dejaba pasar. Asi es la vida muchachos, el que quiere taruchas que se arriesgue, siempre con respeto no se olviden.

Este lugar nos recibió con buenas taruchas que de a poco se van despertando y despidió con el hombre de la camioneta gris que ya no sabía cómo decirnos que no se puede pescar, así que emprendimos la vuelta. Parrafo aparte, la mala jugada que me jugo el barrito de la costa hizo que me matara de un porrazo, eso si la caña quedó fuera del agua gracias al increíble movimiento de caderas que me permitió realizar un giro de 360° a mejor estilo gimnasta olimpico con el aterrizaje de un boeing 747 en emergencia.

Para resumir, nos echaron de todos lados (mas alla de todo siempre con respeto, cordialidad y cuidando el lugar; ya que lo tomamos prestado un rato hay que devolverlo/dejarlo como lo encontramos)  pero igual pescamos y sobre todo nos divertimos muchísimo, de eso se trata la pesca deportiva muchachos!!
Gentileza de Gonzalo Castagnola 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/200917-el-placer-de-lo-prohibido/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Senti La Pesca

Portal dedicado a todo lo relacionado con el mundo de la Pesca Deportiva (Lugares, Modalidades de Pesca, Alojamientos, Excursiones/Concursos, Amigos, Notas, Comercios, etc.)

Deja un comentario