21/06/18 El celular deja de funcionar cuando te llenan de escamas

0

Entre el Domingo, día del padre, y ayer Miércoles conmemoración de la muerte de Manuel Belgrano, mi celular comenzó a fallar… En particular los mensajes de la nueva tecnología Whatsapp, se encendía solo… destellaba colores raros… un audio de lata… parecía poseído por cual demonio de historieta…

Temprano un compañero de trabajo que se la rebusca con la electrónica lo entró a quirófano y mediante destornilladores extirpó las primeras capas de piel. Unas gotitas de agua en los circuitos brillaban como diamantes en la zaranda… Secando la frente, frunció el seño y preguntó: –¿Se te mojó el teléfono?

¡Claro que no! Soy muy cuidadoso y hace varios días que no salgo a pescar. Siguió trabajando… Llegó al corazón… Se lo veía latir: – “ ¡A sacarlo! ” Había que retirar la memoria del aparato… ¡Y daleeee! ¡Uhhh! ¡Brotaron las escamas! ¡Tenía el teléfono lleno de escamas! Claro, como no tener el teléfono lleno de escamas si recibí dos mensajes de mi amigo Gustavo Almela mostrándome las buenas capturas que se estaban dando en nuestro amado Río de la Plata.

 

Llegaban fotos y más fotos… Fotos con enormes pejerreyes… Fotos con manojos de pejerreyes…  Sonrientes pescadores exhibiendo sublimes pejerreyes. Con buenas brisas el Domingo, día del padre, para un garete controlado desde la zona de Playa Honda y el Miércoles, feriado conmemorativo en memoria del gral Belgrano, con un río planchado igual se lograban los buenos portes de pejerreyes.

Dos estados de tiempo distintos; dos ríos distintos pero el mismo resultado: La buena pesca que se está dando en nuestro estuario. Probablemente los fríos de la semana anterior limpiaron las aguas y tentaron a los flechas de plata a correr tras las tentadoras mojarras que colgaban de las brazoladas. Los afortunados pescadores festejaban, por igual, sobre el comodísimo semirígido tanto el domingo como ayer. Unos a la salud de los padres y estos últimos haciendo homenaje en cada izamiento de pieza capturada como alumno en el acto escolar…

¿Cómo perderse estas salidas de pesca, si casi con un boleto de colectivo llegás a nuestra costanera porteña y te encontrás con Gustavo esperándote con todo preparado para salir? Poco viaje, mucha navegación y sobre todo la buena pesca… ¿Qué más pedir? ¡Si, a las seis de la tarde estás en tu cocina tomando los mates!

Gentileza de Eduardo Miguel Piccone 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/210618-el-celular-deja-de-funcionar-cuando-te-llenan-de-escamas/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Eduardo Piccone

Comparto salidas de pesca entre amigos, en soledad o con los compañeros del sindicato gráficos.

Deja un comentario