26/09/18 Cortando la semana – Parte I

0

Día no laboral y, como no podía ser de otra manera, el plan es irse a pescar. Los preparativos clásicos: subir los equipos al Fas Móvil, bolsos con señuelos y las cervezas…

Iba todo bien hasta que una imagen mental me hizo recordar que no tenía ni el boga ni la pinza… habían quedado en el otro auto junto a las cosas del kayak. Marcha atrás metros antes del peaje del camino del Buen Aire y pensar en volverme a buscarlos o manguearlos de algún amigo cercano. J.M Silva (que no es el Pato) era la “víctima” ideal. Llamado telefónico y decirle: Estoy allá en 20 minutos, prepará todo que nos vamos a pescar, pero traete un boga y pinza que me olvidé el mío.

La idea era buscar bestias en aguas Entrerianas o de Areco… ganó E.R y así comienza ésta loca aventura. Si bien tengo siempre una cuevas que no fallan, tenía mis dudas. Llegamos al primer Point, después de una picadita y un par de cervezas en el camino nos metimos en un campo y empezamos a caminar. Luego de imaginar lo que íbamos a hacer, llegamos al primer lugar y los planetas estaban alineados. Una bajante única en el mes, una temperatura cercana a los 25° y todo el apuro del mundo (eran las 3 pm).

Juanma arrancó con lipless y Yo con Inna. Una pequeña boquita sobre el río, debería tener algo oculto. Después de un par de tiros Juanma clava la primera taru y era una bestia!!! Una pelea hermosa, foto y de nuevo al agua. Yo cambié por un Shinner King y seguí intentando llegar hasta dicha boca (no había manera, porque los lipless o algo pesado los había dejado en el auto). Ataque, clavada, pelea y Juanma ya tenía la segunda taru en media hora de pesca, una bestia más grande que la primera pero… se soltó metros antes de la costa!!! Puteadas en todos los idiomas y nos movimos más adentro del río.

 

Ya la frustración me estaba ganando y luego de estar en lugares soñados con las condiciones ideales, las cosas no salían. Ya con el humor que me caracteriza, ante estas situaciones de no tener pesca, ensuciarme y ver que se está yendo todo al carajo, tomé una decisión: volver al lugar que nos dió la única taru y volver a empezar. Yo no llegaba con ningún señuelo hasta allá y surgió una idea: Irme hasta el auto a buscar un Flap Jack,Iron Head o Rapala para que llegue hasta allá (sabiendo que en el auto me iba a quedar tomando cervezas heladas y nunca más volver) o… probar con un paseante grande que llegue.

Probé con un Viper de Marine Sports y jodiendo le digo: Ojo que acá capaz salta un dorado. Boludeando con el reel.¿Qué pasó? Ataque de dorado, salto acrobático y esa cola color rojo fuego hundiéndose en la costa opuesta. La sorpresa y la confianza se dispararon a las nubes, comenzó el festival. Taruchas bestias con paseantes duros a 40 metros de distancia!!! Una, dos, tres, cuatro… INCREÍBLE!!! A MEDIA SEMANA Y A UNA HORA DE BS.AS ESTAR HACIENDO SEMEJANTE PESCA!!

¿El secreto? Meter el señuelo en la boca del arroyo, dejarlo que se acomode y empezar a trabajarlo. Más de diez taruchas en un poco más de una hora y en superficie!!! Más todos los ataques errados que parecían taruchas en el sur. Entre fotos y videos de hicieron las 6 pm, empezó a oscurecer. Obvio ésto no iba a quedar acá y la pesca iba a seguir nocturna, a ciegas, pero todo eso en la segunda parte…

Gentileza de Fas Fishing 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/260918-cortando-la-semana-parte-i/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Fabian Katz

La pesca deportiva como acto de fe y la elegancia de la misma en su mayor expresión.

Deja un comentario