26/11/15 Disneylandia de Tarariras

0

Arribamos a Ceibas a las 6 am, desesperados por volver a corroborar si este nuevo point al cual teníamos acceso era realmente tan bueno como nos había mostrado en nuestra primer visita. La adrenalina se sentía a flor de piel, las ganas de pescar eran muchas, el día y el lugar, se prestaban para hacer la pesca de nuestras vidas.

 

Armamos los equipos lo más rápido posible, yo con fly y Pablo – mi cliente fijo de todos los lunes – con bait. Le gane el primer tiro, presento la mosca en el agua y automáticamente tengo un lindo y firme ataque que hizo estallar el agua y luego de una gran pelea – donde solo nos separaba del pez mi equipo número 5 – logro acercarlo y sacarlo del agua. Era una hermosa tararira, que según el bogagrip, el cual tuve que utilizar para poder sacarle la mosca bien tragada que tenía, acusaba 2 mentiroso kg que para mí realmente pesaba no menos de 3 kg, pero eso dejémoslo al margen, lo importante es que era enorme!

Luego de su liberación, automáticamente vuelvo a presentar la mosca en el mismo lugar y automáticamente vuelve a haber una pelea. Ni yo ni Pablo podíamos creer la actividad que había ese día en ese lugar y por sobre todo no podíamos creer el tamaño de las dos primeras capturas!

Pablo logra realizar sus primeros lances y automáticamente comenzó a tener ataques y capturas. El olor a pez violento estaba en el aire, se podía sentir, se podía oler, se podía percibir. Los científicos dicen que los animales pueden percibir el olor de la adrenalina, parecía que las taruchas podían hacerlo y que eso, las ponía más violentas.

 

No contento con los resultados  solo una forma de decir), decido ponerme a vadear el tajamar. Ahí la cosa cambio, si antes la cosa se había puesto buena, me había mudado a disneylandia. Tirara lo que le tirara, streamer, rojo, blanco, negro, con ojos de plomo, sin ojos de plomo, Popper, ranita, chernovil, lo que fuera el resultado no era otro más que una interminable lucha de 5 minutos con una grande, negra y violenta tararira. Es así que luego de 3 horas de violenta pesca, ya me dolía la muñeca, pero esa no era excusa para dejar de pescar.

Las horas fueron corriendo, y las capturas también, una tras otra, logrando un tamaño promedio de 2 kg. Fuimos a corroborar si el nuevo point era bueno pero nos volvimos con la certeza de que no es bueno, sino que es excelente y una buena forma de volver a casa con una sonrisa de oreja a oreja a sentarse a hablar con tu mujer mientras te pones una bolsa de hielo en la muñeca.

Los esperamos!
Santiago Esteves / Pucara Pesca

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/261115-disneylandia-de-tarariras/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Senti La Pesca

Portal dedicado a todo lo relacionado con el mundo de la Pesca Deportiva (Informes actualizados día a día, Lugares, Modalidades de Pesca, Alojamientos, Excursiones/Concursos, Noticias, Notas, Comercios, Taller de Pesca etc.). Contacto: info@sentilapesca.com.ar o publicidad@sentilapesca.com.ar

Deja un comentario