27/07/16 Junin con un Maestro de guías

0

El teléfono sonaba y sonaba por reservas para el finde pero yo esperaba una en especial, la de mi amigo de tantos años y maestro de guías DIEGO GUGLIELMI. Para los que no lo conocen por el nombre, es el responsable durante mas de 30 años de las notas de pesca con mosca en revista WEEKEND y junto con su padre Rafael, hoy fallecido hicieron las delicias de todos a los que nos gusta en fly cast en el sur argentino volcando en sus relatos todos sus conocimientos…

Diego en especial es un pescador de mosca pero raro para el ambiente del fly ya que le gustan todas las pescas, desde mojarras hasta tiburones ha pescado en su vida pasando por el Caribe, el Amazonas y todo lugar en el mundo donde haya pesca. Aparte en su juventud ha competido en cuanto torneo haya habido y en casting salió varias veces campeón sudamericano representando a nuestro País. Ha guiado a los mejores pescadores del mundo en su Bariloche natal y en la actualidad lo hace con los que él les dice sus amigos que es un grupo muy selecto en la pesca con mosca. Es considerado, no por nosotros sino a nivel mundial, entre los dos mejores lanzadores del mundo en fly cast. Ustedes se preguntarán porque les cuento todo esto, bueno yo siempre digo que el guía que dice que se las sabe todas es un necio y creo que siempre hay algo para aprender; que mejor que este hombre para escuchar sus consejos para incrementar mi intelecto a nivel guía. Aparte de ser un honor guiarlo, Diego es un amigo de toda la vida que viene a Buenos Aires dos veces al año nada mas que para pescar conmigo, una vez en verano en la pesca con señuelos a la tararira y otra en invierno al pejerrey.

Por eso estoy orgulloso de que me haya elegido ya que él mismo me enseñó que para comer un asado hay muchos amigos pero para elegir un guía hay que ver muchas cosas y al elegirme a mí me siento muy honrado. Llegó la llamada y Diego me avisó que vendría con el señor Jorge Ortiz, otro prócer de la pesca y amigo de nosotros. Era lindo ver que Diego con sus 65 años y Jorge con 72 tengan el mismo entusiasmo que cuando éramos nóveles pescadores. Esa magia solo se traduce a través del tiempo cuando el fanatismo por la pesca es indescriptible y creo que muchos de quienes leen estas líneas se van a sentir identificados tengan la edad que tengan.

A las 4 hs. sonó el timbre y yo ya tenía todo preparado para cargar en la camioneta y salir hacia Junín. Tendría de compañera de asiento a su perra bretona Wendy que siempre lo acompaña ya que también es un cazador avezado. Luego de 3 horas llegamos a Junín y paramos a hacer unas compras y tomar un café ya que todavía no aclaraba. Como apurando el amanecer salimos hacia la estancia ya que este día quería navegar hasta la zona de Laplacete, el trayecto era largo y aparte en algunas zonas hay muchos palos y hay que andar con cuidado. Al llegar, la algarabía de siempre del “NEGRO”, administrador de la estancia, Toti, el encargado y todos los del staff del lugar se hizo notar por nuestra presencia.

Preparamos todo y nos dirigimos a la costa donde todas las embarcaciones se preparaban a salir. Ahí me encontré con el “BETO GIORGINI” veterano guía que hoy oficiaría de tal con Daniel Soldano, uno de los dueños de la estancia y gran pescador también. Decidimos con los muchachos salir en tándem las dos embarcaciones para seguridad mutua y luego de abrigarnos bien salí tomando mate mientras navegábamos. Estos dos veteranos me sorprendían a cada rato ya que iban armando las cañas como si fuera la 1º vez que pescaran. Eso me gustaba pero por otro lado me obligaba a no fracasar y hacerles pasar un lindo día de pesca. Luego de media hora de navegación a toda máquina y con laguna planchada, divisamos “el fierro” banderita colocada en el medio de la laguna que marca lo que nosotros le decimos la entrada a la zona de Laplacete pasando los campos de Brogui y Borchet.

 

Desde ahí mas lento sorteamos filas de palos que pasamos con cuidado para llegar a lo que era la entrada en sí donde hay un bajo que siempre toca el motor y hay que tener la precaución de tenerlo suelto. Entramos muy despacio y arreglamos avisarnos si encontrábamos el pescado yendo a dos lugares diferentes. Nosotros haríamos el garete en la zona de los puentes y “Beto” en la zona de los montes. La brisa era casi nula y en el garete solo sacamos 4 pescados y no de buena medida. Otro garete mas y nada marcaba que arrancara el pique. Mientras tanto la embarcación de Daniel Soldano ponía el motor en marcha y se dirigía hacia la salida.

Nos miramos con Diego y él asintió sin palabras para seguir en la búsqueda. Propuse navegar pegado a la costa para ver si lo encontraba. Mientras andábamos recordé lo que había aprendido en mi querida laguna de Chasicó para divisar el pejerrey a distancia. Mis recuerdos del “PICA” Miguel Romero mi gran amigo de Chapalcó que tanto quiero y extraño vinieron a mi mente con lo que me había enseñado. Una lágrima disimulada entre mis lentes de sol cayó ante el recuerdo del que fue un padre en la pesca y en la vida para mí. Pareciera que eso agudizó mi vista y como a 500 metros los ví. Hervía el agua de pescado y dije a los muchachos que me ayudaran. Apagué el motor y como tantas veces en Chasicó remé y remé hasta llegar al lugar, clavé el remo y la tosca se dejó sentir viendo que el piso era bien duro y de no mas de 30 cm. de profundidad. Hice variar entonces las brazoladas a los muchachos entre 10 y 30 cm. justo en el momento en que cambiaba la brisa y quedábamos en contra a la costa.

Fueron unos minutos y cuando me disponía a cebar la 2º ronda de mate mi línea acusó un pique lento pero contínuo en la boya del medio. Tranquilo dejé que coma y siempre con la boya en movimiento clavé firme. Explotó el agua pero enseguida profundizó haciéndome pensar que podría ser una carpa ya que sacaba nylon a lo loco. Hasta que no lo tuve bien cerca de la embarcación, les soy sincero no supe si era peje o no, pero al llegar dejó ver sus formas haciendo que todos nos quedemos mudos por su gran tamaño y ya Diego con el copo certero me lo subió sin problemas.¡Que alegría! de los 3 ya que ese solo ejemplar justificaba el viaje y las expectativas.

Luego de las fotos, habiendo encarnado y lanzado yo pensaba que por lo menos no fuera el único como para hacer una buena pesca. Mientras agarraba el mate otra vez, otra vez la misma boya y otro pique calcado que logré izar luego de buena pelea: uno de 45 cm y otro de 44 cm. ya no era casualidad. Siguió Diego con otra buena captura y luego Jorge, ahí nos dimos cuenta que habíamos encontrado “el lugar”. Giró el viento y se planchó para dejarnos frente justo a los junco y no hacía nada mas que caer la línea para que tuviéramos pique. Afinamos todo los 3. Brazoladas de 30 cm. y línea lo más cerca del junco y era pique seguro. Diego probó con filet de pejerrey no sin antes hacer bromas de que no salía ninguno chico para filetear. Se hizo rogar el chiquito “gracias a Dios” pero llegó y en triángulos de 4 cm. bien afinados de carne también tomaban. Cuando nos quisimos acordar ya eran las 16.30 hs, momento de levantar ancla. Conté y teníamos 55 piezas elegidas habiendo devuelto muy pocas piezas por no llegar a la medida.

 

En otras palabras un “pescón” para lo que habíamos venido a buscar. Luego de pasar la zona peligrosa de palos puse “El Halcón Negro” a toda máquina y al llegar al embarcadero nos recibió Wendy, la perra de Diego que saltaba contenta la vernos desde lejos amagando a meterse al agua y Toti que nos felicitó por la pesca realizada contándonos que habíamos sido los mejores embarcado. Le dí gracias a Dios y a todos mis ángeles por que no haya ido bien y por lo contentos que salieron los muchachos.

Era tanta la alegría que llegábamos a casa y seguíamos hablando de nuestra gran pesca en un día espectacular de temperatura ya que hizo 18º pero sin viento y eso sí que nos podía haber complicado.

Queridos amigos pescadores, la pesca en Junín, laguna de Gomez está espectacular y si el tiempo nos complica quédense tranquilos que alguna vuelta le vamos a encontrar pero lo principal es que el pescado está y en cantidad y calidad a la par de cualquier ámbito y con la ventaja que lo tenemos muy cerca. No se pierdan este festival de piques y de algunos trofeos que siempre salen.

Los espero, siempre con unos mates para salir en “EL HALCÓN NEGRO”, el hijo del viento y mi embarcación mas querida para que juntos escribamos otra linda historia en la pesca del pejerrey y con lo mas lindo que tiene la pesca: “COMPARTIR ENTRE AMIGOS”.

Gentileza de Eduardo Miguel Sagasta

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/270716-junin-con-un-maestro-de-guias/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Eduardo Sagasta

Guía de pesca en laguna de Gómez Junín como también fabricante de artículos de pesca y el famoso señuelo "Taranga".

Deja un comentario