25/07/16 La Era de Hielo en Junin

0

El teléfono no sonaba y cada vez me ponía más nervioso ya que estaba esperando noticias de mi motor fuera de borda. Cuando sonó, resé que fuera mi mecánico y fué así, Marcelo Valiela alias “el Pelado” me comunicaba que estaba listo, yo no quise tomar reservas por si acaso ya que lo quería probar bien y estar seguro que mis clientes y yo disfrutaríamos nuevamente del equipo a full, así que el Jueves 7 de Julio salí a la madrugada con mi Renault 12 Break llegando a Junín a las 7 hs. y apurando los últimos km. para llegar a Estancia Los Amigos donde me esperaban mis compañeros de trabajo sabiendo que venía casi con la misma preocupación que yo por el motor…

Al medio día y luego de tomar unos mates con Toti, el encargado y todos los demás me dirigí a la costa a esperar al mecánico que vendría con mi motor. Cuando lo ví llegar el corazón comenzó a latir rápido como en una cita de jóven con mi primera novia. Por dentro estaba muy preocupado pero Marcelo me tranquilizó y dijo que todo saldría bien. Luego de instalarlo en el tracker y preparar todo llegó el momento crucial que fue el 1º piolazo, para sorpresa quedó regulando mejor que nuevo. Unos minutos en marcha y me decidí a probarlo andando con Marcelo al lado, levantó velocidad a tal punto que me sorprendió ya que andaba a 53 km. por hora, más rápido que cuando lo compré. Contento por los resultados preparé todo para el feriado del Viernes cuando saldría con una gente de Rafael Calzada que eran clientes de la Estancia.

Al otro día llegó la gente y me dirigí hacia la zona de Zaforcada donde por el viento tendría un buen garete, los resultados fueron excelentes llenando dos cajones de pescado y pasando un día espectacular con mis clientes. Otra vez, como tantas, las promesas de mis clientes de volver lo antes posible por lo bien que la habían pasado y por, según ellos, lo macanudo de la gente de Estancia Los Amigos que los habían atendido muy bien. Eso nos reconforta a nosotros ya que hacemos lo imposible para que el turista pescador pase una buena jornada y no le falte nada, aparte de la pesca que gracias a Dios, siempre es buena embarcado.

 

Luego vino el Domingo con otra gente de primera como lo fueron los porteros de Buenos Aires con “el correntino” y “el gallego”, quienes me hicieron pasar un día hermoso y de buena pesca, mas sabiendo que el último nunca había pescado pejerrey, menos embarcado, que al darle una línea de las mías sacaba hasta doblete haciendo que tanto “el correntino” como yo disfrutáramos viendo la alegría del pescador novel, que sacaba uno tras otro y grandes piezas. Luego vinieron días tranquilos en la semana en los que hice viajes a la isla y remolques para ayudar en el trabajo de la estancia. Demás está decirles lo bien que la pasé como siempre con Toti, El Negro, Kevin, Matías, el Ruso y Beto Giorgini en la Estancia jugando a las cartas en los momentos libres, almorzando, cenando y hasta haciendo los mandados a Junín.

Llegó el Viernes y quería probar el motor haciendo un viaje largo a ver cuanto consumía luego del arreglo; fue entonces que con Beto Giorgini, guía experimentado con tantos años de pesca y conocimiento, decidimos ir hasta la zona de La Placete donde hay posibilidad siempre de encontrar pejerreyes de muy buen tamaño. El día se presentó sin viento y nublado, temimos que eso atentara en el resultado de nuestra pesca pero como ya estaba todo preparado decidimos salir. A media máquina y tomando mate fuimos surcando las aguas pasando por los puntos que Beto marcaba para no dar tantas vueltas y ahorrar combustible.

En 40 minutos luego de sortear palos y bajos peligrosos llegamos a destino y cuando nos disponíamos a pescar nos quedamos casi sin viento. Los dos veteranos nos miramos y sin decir palabra entendimos que iba a ser difícil la pesca pero siempre la laguna te sorprende y luego de trasladarnos unos metros casi sin brisa comenzaron los piques de pejes muy combativos y de muy buen tamaño sin llegar a ser exorbitantes pero casi sin devolver ninguno. Ni mate quería cebar porque el pique era muy seguido, pero los reclamos de Beto por mis mates eran tantos que accedí diciéndome él que si le daba unos mates la laguna me iba a premiar con un matungo que todavía no había aparecido.

Entre risas y mates se fue haciendo la pesca, cuando decidí abandonar por estar pasados de la cuota, vino el pique en mi boya, bien despacito llevando hacia un lateral. Sabía que así pica el grande, así que con la boya en movimiento clavé firme y explotó el agua, luego de una gran pelea vimos el peje macho de 42 cm. muy flaco para mi gusto pero de excelente porte. Era el broche de oro de un día que todo había salido bien así que contentos regresamos a la estancia a contar nuestra pesca a los amigos.

Luego vino el finde pobre de gente por el clima ya que había mucho viento y frío, por lo que me dediqué a los remolques y pasadas a la isla. Sin darme cuenta llegó el Domingo nuevamente, último día antes de mi regreso a casa y luego de 10 días a full con la pesca. Amaneció con mucho frío, neblina y con una pequeña brisa ideal para garetear. No tenía salida y algunos de mis compañeros tampoco pero era tanto el frío que ninguno quería salir, así que decidí salir solo pero esperando al mediodía que se templara un poco.

 

A las 12.30 hs. con un poco de sol no aguanté mas y me subí al “HALCÓN NEGRO” decidido a ir a un lugar nuevo que quería relevar para mis clientes. En el preciso momento que puse en marcha me dí cuenta que no tenía carnada, solo había unas mojarras muerta volcadas por el viento del día anterior en mi bacha debajo del motor. Por dentro dije, saco un peje con esas y luego fileteo, así fue que salí despacio para no tener tanto frío ya que el viento “te cortaba la cara”, llegué a la zona de Zaforcada pegado a la costa zona de muchos palos pero conocida, y con cuidado me largué desde una estancia como punto de partida en un garete lento hacia una islita en el medio de la laguna.

Con mojarras muertas encarné pidiendo que alguno pique para filetear y no bien cayó la línea al agua tuve una corrida firme y clavé. La caña se quedó dura y luego se dobló haciendo que la estrella del reel corra e imaginé un bagre aunque salió para el costado como peje. Al comenzar la pelea me dí cuenta que era un “flecha de plata” pero de los grandes, esos que siempre uno quiere sacar y los chicos no lo dejan comer.

Amigos, dentro de mi alegría tenía un dejo de tristeza por no poder compartir la captura con algún compañero pero era tal el entusiasmo que encarne otra vez con mojarra muerta y otra vez el mismo pique concretando otro matungo. Enseguida y como se debe hacer con los amigos y colegas llamé a Toti que había salido con gente para que comparta mi lugar. Él estaba lejos y pescando bien pero me felicitó por el logro. Seguí pescando hasta completar mi cuota logrando 2 más de ese tamaño y otro más chicos pero dentro de la medida. A las 16.30 hs. y con mucho frío decidí dar por terminada la pesca y dirigirme hacia el embarcadero. Al llegar y ver las capturas la gente se puso contenta, Kevin me ayudó a sacar sendas fotos para tener un testimonio de la excelente pesca realizada.

Luego vino como siempre, el momento triste, el de preparar las cosas para la partida que cada vez se hace más dura ya que dejó por unos días a mis amigos, a mi segunda casa, a la laguna y a mi rival el pejerrey que es a quien más extraño cuando llegó a Buenos Aires. Queridos amigos pescadores, no se pierdan este festival de piques en laguna de Gomez y en especial en Estancia Los Amigos, donde todos hacemos lo imposible para que ustedes se vayan contentos y queriendo volver, que lo que si les puedo asegurar y pongo mi nombre y mi prestigio de tantos años en juego, “NOSOTROS NO LES MENTIMOS NI PONEMOS SOLO LOS PESCADOS GRANDES”. Aquí la premisa es pasarla bien y no mentir, tanto Toti el encargado como “El Negro” el administrador usan esto como bandera en la estancia y por supuesto nos marcan lo mismo a los guías para que les trasmitamos a ustedes. Por eso y nada mas que por eso, nos consideramos los mejores.

Hoy me despido con mi dicho en el que he firmado muchas notas en revistas especializadas que seguro han leído en todos los lugares donde estuve trabajando, ya sea Chasicó, Chis Chis, San Pedro y varios lugares más. “EN UN GREMIO DE MENTIROSOS EL ÉXITO SE LOGRA CON LA VERDAD, AUNQUE DUELA

Un gran abrazo como siempre a todos los PESCADORES DEPORTIVOS y los esperamos en este paraíso llamado: Estancia Los Amigos en Laguna de Gomez Junín. Eduardo Miguel Sagasta “EL VASCO”
Contacto: 011-4840-1388 Cel: 011-155-499-9259

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/270716-la-era-de-hielo-en-junin/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Eduardo Sagasta

Guía de pesca en laguna de Gómez Junín como también fabricante de artículos de pesca y el famoso señuelo "Taranga".

Deja un comentario