27/08/15 Lisas en el Solis Grande

0

En la revista anterior habíamos hablado sobre la incidencia de la sequía en algunas de las pescas acá por el sur del país. El Solís Grande está dentro de la zona crítica de la sequía y un fenómeno a mediados de julio hizo que sus últimos kilómetros se superpoblaran de lisas de todos los tamaños.

TAPA URUGUAY AVENTURA 18Con uno de los temporales de viento sur, un gran banco de lisas ingresó al arroyo y se mantuvo ahí hasta el siguiente temporal del sur para poder salir ya que por la mencionada sequía la boca al río de la Plata está casi cerrada y ésta se abre con dichos vientos. Lo que facilitó que muchos aficionados pudieran pescar en abundancia, durante varios días y sin afectar aquel gigantesco cardumen es la prohibición total de redes en el arroyo y el control de dicha norma.

Acá es cuando se ve reflejado claramente porque a los pescadores deportivos nos angustia ver redes en los cursos internos y cerca de la costa. Si no hubiese estado esa prohibición el cardumen habría durado unos días y casi nadie podría haber disfrutado del mismo..

La primera semana del fenómeno veíamos por las redes sociales como los pescadores que las tenían a mano o podían ir por dicha pesca lograban decenas de capturas, esto nos motivó a realizar un relevamiento ya que una nota sobre la pesca de esta especie y la modalidad de captura sería muy novedosa en nuestras páginas. Con los compañeros del equipo nos invadía la idea de que las pescarían todas antes del fin de semana pero no pudimos arreglar para ir antes del sábado 18 de julio aprovechando para celebrar nuestra constitución.

La pesca a la robada nunca nos llamó mucho la atención porque justamente creemos que es muy deportiva en cuanto al esfuerzo físico que hay que realizar para chicotear como se dice en la jerga pesquera y luego la pelea con la pieza que al venir robada presenta una lucha tremenda. Pero si comparamos con la pesca en spinning es muy similar en cuanto a la manera de buscar las piezas. En spinning tiramos y recogemos un señuelo livianito, acá tiramos anzuelos robadores de más de cien gramos. En spinning recogemos para que el señuelo trabaje y sea atacado por el pez a buscar, a la robada cañamos fuerte para que el robador tome velocidad, encuentre el cuerpo de un pez y lo enganche. Es básicamente la misma acción de pesca solo que en una es indispensable un equipo liviano y en la otra uno pesado y mientras en una modalidad los peces vienen enganchados de la boca en la otra pueden venir de cualquier lado.


NUESTRA PESCA
Como sabíamos de antemano que el mejor cardumen estaba alejado unos kilómetros de cualquiera de los puentes (tanto de la Interbalnearia como de la ruta 9) primero pensamos en ir solo con los kayak, luego pensamos en la posibilidad de lograr muchas capturas o de que el cardumen estuviera justo a mitad de camino haciéndonos remar mas kilómetros de lo pensado y resolvimos llevar el bote de aluminio de Frank Tejera para tener posibilidad de carga y tracción.
El sábado a las 8:30 hs estábamos en el parque de los dos puentes sobre la ruta 9 (Paraje Solís Grande) bajando los kayaks y el bote. Ahí vimos alguna lisa pero muy perdidas. Cargamos todo y salimos arroyo abajo, muy tranquilamente y disfrutando de la belleza del lugar. Luego de varios minutos de navegación lenta porque el arroyo estaba muy llano y las lisas no se veían, comenzó el clásico cuestionamiento ¿Las habrán pescado todas ya? o ¿Estarán cerca de la boca esperando la oportunidad para salir del arroyo muy lejos de aquí?

Unos minutos más tarde comenzamos a divisar el puente de la vía férrea donde el día anterior se habían logrado muchas capturas. Al acercarnos vimos que dos pescadores las estaban robando pero rápidamente tomaron su canoa y comenzaron a remar río abajo con todas su fuerzas. Cruzaron el puente, tiraron la canoa en la playa, tomaron sus equipos y corrían por la costa con un frenesí inexplicable para nosotros. Luego comenzaron a chicotear y prendían una lisa tras otra. Nosotros muy tranquilos pasamos de largo bien contra la otra orilla para no espantarles el cardumen, paramos en la siguiente playita en la margen opuesta y recién ahí comenzamos a armar los equipos mientras los dos pescadores seguían en ese estado de locura sacando una tras otra.

 

Finalmente comenzamos a pescar y en pocos minutos teníamos unas cinco o seis piezas cada uno. Nos miramos y nos dijimos ya está vamos a hacer las cosas bien. ¿Para qué tanta pieza si teníamos todo el día por delante? Ahí resolvimos dejar las grandes de verdad y las chicas que se pincharan de la panza ya que seguramente morirían porque les dañamos sus órganos vitales. A la hora nos cambiamos de lugar, fuimos un kilómetro para abajo donde el cardumen era mucho mejor y estaba muy lindo para robarlas desde arriba de una barranca. En un momento el agua comenzó a hervir y el cardumen a disparar de una manera inusual. A los pocos minutos supimos que lo que había puesto nervioso al cardumen fue otro cardumen pero de sus enemigas naturales, las anchoas. Ricardo Lujan roba una anchoa tremenda lo que nos puso a todos más contento de lo que estábamos, armamos un par de equipos para pescarlas con cucharitas pero como andaban tras grandes presas las cucharitas no las motivaban a atacar.

A esa altura ya estábamos cansados, Frank las pescaba de arriba del bote pero no le aflojaba por más cansado que estaba. Nos comunicamos con Javier “Chavi” Martínez que venía para el lugar junto a Gabriel Casarotti “Buchi”. Ellos pararon en el puente de la vieja vía y estaban logrando capturas por lo que resolvimos ir junto a ellos para “hacer grupo” como dice el amigo Gonzalo Pais, además de tan enfermos que estábamos por pescar no llevamos ni agua ni comida. Así que al medio día estábamos en el puente junto a los amigos mendigando un trago de agua y comida.

La diversión continuó en ese lugar y entre tanta lisa que pescaba Frank (ya que no aflojaba un minuto) roba una carpa de cuatro kilos. La especie se encuentra muy firme en dicho arroyo por lo que no era extraño que robáramos alguna. Al rato, Gonzalo “El Piraña” se encontraba en la parte más angosta para llegar lo más cerca posible a la otra orilla ya que se las ingenió para pescar más cómodo que el resto con un equipo mucho más liviano. Caña de 2,10m de largo de acción 15-25 libras y un reel con devanador de los buenos es el equipo de trolling o baitcasting que utilizamos para la pesca de dorados y pescó al ritmo de nosotros todo el día.

 

Todo el día es un decir ya que en esa angostura prendió una presa que comenzó a sacar línea como ninguna otra y a cabecear por lo que descartamos la posibilidad de que sea una carpa, no fue sino hasta diez minutos después cuando la pudimos ver y nos dimos cuenta de que se trataba de una tambera que pesó 6,250 kilogramos. Ahí todos eufóricos festejamos e imagínense como estaba Gonzalo, quien además de sus primeras lisas logró en julio su primera tambera. Todos muy contentos y a seguir pescando que la tarde es joven.

¿Luego de esta captura que más podría pasar? Continuamos pescando otro rato junto al puente y decidimos retornar. En el camino nos encontramos a muchos aficionados que llegaron por el campo a un lindo sector del arroyo donde también había lisas. Ya que estábamos hicimos unos tiritos en el lugar. Sin dudas era el día de Gonzalo, ahí prende otra especie que nunca había pescado, otra carpa de cuatro kilos por lo que largamos las cañas, tomamos los remos y listo, cerrá y vamos.

 

El grupo pasó una jornada de novela, Ricardo además de lisas obtuvo una gran anchoa, Frank además de ser el que más lisas pescó también logró una carpa, Javier y Gabriel para las pocas horas que estuvieron pescaron muy bien, Gonzalo que días antes había pasado por una operación (que lo mantuvo con miedo y al margen de nuestras salidas) corona la jornada con tres nuevas especies en su bitácora destacándose la tambera que fue la gran frutilla de esta enorme torta y yo gané una linda experiencia además de una hermosa y diferente nota para compartir con ustedes los lectores

Con el Solís Grande muy llano y colmado de lisas; lisa y llanamente logramos una jornada de pesca que jamás olvidaremos.

GENTILEZA DE: Miguel Tripani – Revista Uruguay Aventura

>> Mirá nuestra nota en Revista Uruguay Aventura haciendo click acá

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/270815-lisas-en-el-solis-grande/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Uruguay Aventura Revista

Revista mensual de pesca y actividades al aire libre en Uruguay. Somos amantes de estas actividades que simplemente queremos compartir de la mejor manera posible nuestras experiencias y desde ellas defender en la medida que se pueda, los cursos de agua y todo su ecosistema a la vez que nos deleitamos con cada aventura.

Deja un comentario