28/09/18 Reencuentro con pesca ultralight

0

Hace casi unos 30 años la pesca nos unió y nos hizo compartir incontables, fabulosas y grandes aventuras, tal fue asi que la vida lo llevo de nuevo a su terruño en Coronel Pringles  -ciudad al sur de la Provincia de Buenos Aires -, estuvimos como 20 años sin vernos..

La tecnología acerca, a través de ella vi de lejos como formaba una hermosa familia. Hoy el trabajo me llevo a pasar por su ciudad, y como no podía ser de otra manera lo contacte para visitarlo. Al instante organizamos una pesca express, que mejor que ese reencuentro con el Gran Silvio Iphais sea con caña en mano, hermanados en la misma e inconmensurable pasión .

Cerca de la cuidad hay varios lugares de un tenor natural y paisajista como pocos en la Provincia. Me iba a llevar en busca de una especie totalmente nueva para mi y poco común para muchos: “La Perca”. La idea era pescarla con señuelos en modalidad Ultraligth. Llamo a varios pescadores de la zona y le dijeron que no estaban saliendo, no era época todavía. Lógicamente no hicimos caso, preparamos todo y salimos. En solo un rato ya estaba abriendo la primer tranquera y el paisaje empezaba a deslumbrar.

 

Me gusto que no había huellas de neumáticos, solo pasto corto. Abro una segunda tranquera y el paisaje aumentaba exponencialmente su belleza, la vegetación era mucho mas espesa. A unos metros dejamos el auto y de ahí en mas a pie, si pensaba que taruchear y caminar en el barro era duro para llegar hasta la primer porción del río a pescar había que traspasar varios fachinales, subir y bajar varias cuestas empinadas… todo eso para pescar solo una pequeña porción del río y luego pasar a otra había que subir por el cerro, caminar por arriba y volver a bajar. Realmente agotador, pero al mirar esos paisajes la energía brota del aire mismo.. que lugar señores, de los mas lindos que he pescado!

El placer adicional de no ver un papel, una bolsa, una botella, una lata… nada, ningún rastro humano pero si muchos rastros salvajes, huellas y heces de Carpinchos, Jabalíes, Pumas..  todos conviviendo en un extraordinario ecosistema de sierras y quebradas. El Rio corría suave, no hubo lluvias recientes que incrementaran su nivel y lo enturbiara, corría puro y cristalin, tanto que se veía absolutamente todo. La mayor parte de la pesca se trata de hacer a pez visto – nosotros a él por supuesto, si es al revés obviamente se frustra.

 

En este ámbito cohabitan Pejerreyes, Dientudos, Carpas y lógicamente la Perca que era la presa a buscar. Suelen estar en los pozones donde la luz no llega con tanta fuerza y en la seudo oscuridad del pozon se refugian. Es una especie cazadora, se alimenta exactamente de lo mismo que las Truchas: insectos, moluscos y pequeños peces; no es una super nadadora, prefiere lugares de remanso o pequeñas correntadas pero es combativa. El tamaño promedio es de 15 a 30 cm pudiendo llegar a los 40 cm y a los 2,5kg.

Silvio empezó a castear de inmediato, Yo todavía estaba maravillado, no… no.. la palabra es hipnotizado por el lugar, no podía dejar de contemplarlo.. de mirar la pureza del agua… las sierras a nuestro alrededor, los verdes, los ocres.. una pincelada aquí, una pincelada allá… magnifica obra. Sacudí la cabeza como para despertar de un hechizo y me trate de concentrar en la pesca, que de hecho requería de toda mi atención por como es la pesca ahí y al ser casi todo nuevo para mi.

Casteamos un buen rato sin resultados, habíamos tomado distancia uno de otro pero pensé era mejor estar al lado de Silvio y ver como se desenvolvía. Empezamos a caminar muy suave por la orilla oteando bien el agua hasta que Silvio ve una silueta nadando suave detrás de un saliente de tosca, me la señala y empezamos hacerle un tiro cada uno pero nada, seguía ahí nadando. Los tiros no son nada fáciles, el agua corre, las cucharas 0 y 00 son extremadamente livianas, muy susceptibles a la correntada. Tampoco se le puede tirar encima por que se asustan, tiene que ser pasado y hacia atrás de la presa, hay que ajustar la velocidad con la corriente para que el engaño pase por delante de la cabeza.

 

Después de varios intentos Silvio hace el tiro justo y veo como ataca rápidamente la cuchara, hermosa pelea y la emoción de ver en vivo por primera vez una Perca, fotos y al agua. Empiezo a caminar por la orilla despacio y veo muchísimas carpas nadando en la corriente, las había de todos colores y estaban muy cerca de sus crías guiándolas en la corriente, una locura para pescarlas con Fly en este escenario. Silvio es un gran Mosquero pero no las aprecia en absoluto, después de una charla motivadora me dijo que iba a volver a intentar con ellas .

El Rio llego a un codo contra una barranca y para sortearlo había que subir la empinada sierra, caminar por arriba y ver donde se podía bajar… así lo hicimos y empezamos a pescar la tercera sección. Lo creía imposible pero el paisaje seguía aumentando en belleza. Mientras Yo seguía prisionero de ese encanto, Silvio clava otra Perca un poco mas linda y gorda, fotos y al agua. El conocimiento del lugar y la experiencia dieron resultados.

La tarde caía, la vuelta era larga y peligrosa como para hacerla en la oscuridad asi que decidimos comenzar el retorno. Fueron escasas tres horas de pesca y me quede sin mi Perca pero en la pesca nunca se pierde, siempre se aprende. Para la próxima estoy mejor preparado, solo tengo que conseguir un antídoto para tanta belleza. Gracias Silvio por tu hospitalidad, fue un reencuentro muy especial y emotivo, ya volveré por la revancha !! Y que cosa maravillosa que es la Pesca…..

Equipo utilizado:

  • Combo Ultralight de  Quantum modelo XTRALITE , compuesto de caña de 6 pies de 2/6 lbs microreel cargado con multifilamento Tech Max 8 de 12 lbs

Gentileza de Walter Gastaldi | Nota publicada en la Edición Nº 63 #SENTILAPESCA de #Octubre

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/280918-reencuentro-con-pesca-ultralight/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Walter Gastaldi

Prácticamente nací con una caña en la mano, con la Pesca metida en cada célula. Mi Abuelo y mi Padre fueron empleados en la AAP y crecí ahí.

Deja un comentario