30/01/17 Buscando los Chatos en la Albufera de Mar Chiquita

0

No es el momento del año ideal para ir en búsqueda de los chatos pero muchos pescadores habían advertido del movimiento de esta especie dentro de la laguna de Mar Chiquita y por eso decidimos hacer el intento..

Rumbeamos para el sector comprendido entre la primera y segunda goma, donde después de movernos un buen rato apareció apenas un modesto ejemplar. Mientras el viento hacía de las suyas (muy fuerte del sector nor-noroeste) y el sol apretaba más que nunca, en horas del mediodía decidimos explorar la cancha de Punta Ondina y Punta Pejerrey.

 

Pese a que se pescó durante toda la jornada en bajante, la laguna siempre mantuvo un nivel de agua interesante, extremadamente transparente y con bastante presencia de agua de mar. Ante los nulos resultados (ni un pique), volvimos a la zona que exploramos a la mañana y allí aparecieron los otros 2 lenguados que obtuvimos en el día, todos de mediano porte. La pesca está bastante floja y más allá de que se advierte presencia, el pescado está comiendo realmente muy mal, casi sin voracidad.

Esto puede explicarse ante la aparición de muchísimo pejerrey en la zona, lo que nos lleva a pensar que tiene mucha comida a disposición. En líneas generales la albúfera presenta condiciones ideales para las diversas pescas e incluso se vio muchísima lisa en la zona, pero varios amigos que salieron desde San Gabriel nos comentaban que está muy difícil lograr capturas de las tres especies que predominan. Lo bueno es que la pesca siempre nos da revancha.

Sólo hay que seguir insistiendo, pronto llegarán los buenos resultados.
Gentileza de La Oficina Pescadora

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/300117-buscando-los-chatos-en-la-albufera-de-mar-chiquita/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

La Oficina Peña Pescadora

Peña integrada por un equipo de pescadores deportivos y amigos que comparten una misma pasión. Informes, notas y fotografías de la pesca en la ciudad de Mar del Plata y alrededores.

Deja un comentario