30/01/17 Lisas y esperanza..

0

La mañana del 27 de Enero nos esperaba en el muelle del Pejerrey Club de Quilmes con muchas expectativas de reencontrarnos con los doradillos del Río de la Plata..

Un día antes en la granja cada joven armó su aparejo de fondo y con ilusión de pescadores ingresamos al muelle, previo saludo con los supervisores del muelle ocupamos el primer refugio donde encontramos más amigos para mates con los infaltables e infalibles bizcochos, y nos dispusimos a preparamos las cañas.

Primero se escuchó: a sacar bagres y boguitas si quieren pescar dorados. Así fue que con líneas de variada de 2 anzuelos, uno con lombriz y otro con masa, se fueron armando las cañas, otros eligieron seguir con la variada.

En mi caso mirando el agua de reojo, mate en mano y bizcochos en la otra, observaba como todo salía según lo planeado. Juan se encargó de la gastronomía y el resto haciendo de instructores de los jóvenes nuevos, que pescaban por primera vez, con la mirada de reojo en el agua.

 

Con todos los muchachos pescando bien, los nuevos prestando atención y todo en funcionamiento, el ojo marcó un bulo enorme. En plena bajante empecé a armar mi caña y línea para lisas, púlpito de lombriz, puntero y al agua. Unas 6 horas después de contemplar bulos, corridas y protestar por las mojarras, que parecían decirme con los descarnes “hoy no pescas”, se acerca Rodrigo – tiene 15 años -, con una caña de 2,40 metros y una línea de pejerrey del año pasado y me dijo “¿Puedo pescar lisas?” Si respondí.

Encarnamos y cuando la línea toco el agua se arqueó como un junco. Rodrigo pinchó su primer lisa que casi llegó a los 2 kilos. Su cara, felicidad en estado puro… fotos y a contar al resto de sus compañeros !!! Ya casi promediando el día de pesca en mi segunda boya yo – yo color negra, bulo, corrida y desaparece la línea, que momento! Una bestia, si la verdad fue una bestia de un poco más de 3 kilos, ya casi cuando la creciente comenzaba a cubrir la extensa playa.

Salieron dorados bastante grandes, Santiago pescó un sábalo tan grande que no lo podía creer. En fin se hicieron las 20 hs. y regresamos a la granja con ese cansancio encantador que sólo la pesca te puede dar. Los dorados fueron fotografiados y devueltos con el medio mundo.

Un abrazo Guillermo de Si Pesco Mejor

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/300117-lisas-y-esperanza/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Si Pesco Mejor

Si Pesco...Mejor, somos una Escuela de Pesca de la Asociación Revivir. Ayudamos a los chicos en su rehabilitación inculcándoles los valores de la pesca, ya tomada como estilo de vida.

Deja un comentario