31/05/17 Bendito o maldito Oro

0

Le cabe perfectamente cualquiera de los dos términos, tanto al mismo metal precioso como a nuestro magnífico pez Dorado al cual me estoy refiriendo, es solo cuestión de perspectiva. En esta salida particularmente fue un maldito, si bien ellos tambien ganan de vez en cuando nunca me habían dado semejante paliza…

Salimos de Bs As muy temprano, teníamos que estar 7.30am en San Nicolas donde nos esperaba el Guía Juan Pablo Codina que nos llevaría por la zona a buscar el preciado pez. El pronóstico no era alentador, llegamos con una débil llovizna que persistía, el frío acompañaba y el viento no era demasiado fuerte pero molesto por demás para la pesca con artificiales. Esta salida tenía varios condimentos especiales: eramos 4 por lo que costó mucho convencer al guía ya que no se permite esa cantidad de pescadores, pero prometimos 100% de concentración y obediencia. A esto se le suma dos modalidades distintas: Josi junto a Federico en modalidad flycast; Nahuel y Yo en Baitcasting. Además, otro condimento fué la iniciativa de Federico de hacerlo competitivo y ver que equipo ganaba, que a todo eso – como si fuera poco – para Josi era su primera vez con el Dorado en Fly.

 

Cuando llegamos al lugar de pesca, cosa que ya teníamos pautada, le dejamos toda la lancha a Josi para que pescara tranquilo y se quitara la ansiedad del debutante. Tras un par de indicaciones del guía y después de haber errado el primer pique, pasados 10 min ya tenía del otro lado de la línea su primer Dorado en plena emoción, largó un grito desgarrador que nos quedará en el recuerdo: “Filmen ….hagan algo”, estallamos de risa, por supuesto lo estábamos filmando y sacando fotos. Después de izar su captura se sumó Federico a la pesca, Nahuel y Yo seguíamos de espectadores apretaditos sentados bien en proa ya que en fly solo pueden pescar cómodos dos personas.

A los escasos minutos meten un hermoso doblete casi al unísono con saltos simultáneos, hermoso, difícil de describir, felicidad total sobre todo para ellos ya que en la competencia estaban 3 a 0. Pasaron otros minutos y Fede clava otro, contador 4 a 0; Josi sede su lugar todavía en éxtasis por su glorioso debut. Entramos con Nahuel a la cancha, los dos acomodados en la proa y Fede solo en la popa, Nahuel clava dos al toque y Yo nada, los ataques se espaciaron y el guía nos dice: – Ya le sacamos al lugar lo que le teníamos que sacar, hay que movernos… marcador 4 a 2.

Llegamos a un nuevo lugar y seguimos con la misma formación, clavo Yo, dos saltos y se desprende, al instante clava Nahuel y lo mismo, pincho uno lindo y se le va al guía cuando lo estaba por subir pero se nos computo igual. El guía dijo: – Lo toque Yo, ya cuenta, se me fue a mi, estábamos 4 a 3. De aquí en mas fue terrible la paliza que nos pegaron a Nahuel y a mi, no los rivales humanos si no los rivales con escamas Doradas, era clavar… clavar y que se soltaran como nada. Josi y Fede erraron muy pocos piques, ellos estaban con moscas y nosotros con señuelos, el guía dijo que puede ser por la forma que están comiendo..

 

Hay veces que agarran el artificial bien del cuerpo y no se lo acomodan en la boca, hay que hacerle resbalar el señuelo por la dentadura para que le llegue a los anzuelos y esto a veces infiere mucho la pintura del artificial, si esta con muchas dentelladas se hace mas áspero y es mas difícil de hacerlo patinar. A los señuelos le cambiamos los triples, los simples, combinamos triples adelante y simples atrás de todo pero aún así seguimos perdiendo muchísimos ataques, era realmente una maldición. Josi le pregunta al guía: – ¿Por que pasaba?, y nos miramos con Juan Pablo pensando “si lo supiéramos fehacientemente o nos haríamos ricos o tristemente le quitaríamos toda la magia”.

Que seria de esta pesca sin esa adrenalina de tenerlo del otro lado de la línea, saltando, sacudiendo su cabeza, haciendo agitar eso que tiene clavado y sabiendo que en cualquier momento se puede desprender.. esa es la pimienta, la sal misma de esta pesca, sin eso se echaría a perder pero en esta ocasión ya se estaban pasando !!! El marcador seguía arriba por parte de los mosqueros. Nosotros tuvimos infinidad de ataques que no los pudimos concretar, tendríamos que estar doblándolos tranquilamente pero no era así.

La Pesca siguió igual o peor ya que clave ” El Pescado” del día, ese que hace la diferencia, al que uno va a buscar y después de unos minutos de tremenda lucha se fue… otro maldito Dorado, ya nadie lo podía creer. A los minutos clavo otro, lo subimos a la lancha por suerte y cuando le vamos a sacar el señuelo veo que dentro de las fauces tenía como 8 chanchitas, las primeras estaban vivas, ni lastimadas ni nada, le sacamos unas cuatro que estaban perfectas y las devolvimos, el resto estaban comprometidas, nunca había visto nada igual, tantas vivas sin siquiera un rasguño era increíble y más teniendo el buche llenísimo.. me agarro el artificial, que pez extraordinario al que nunca vamos a terminar de entender.

Fede ya se sentía ganador, hacía burlas de todo tipo, Josi un poco mas recatado ya que sabia que la cosa se podía revertir en cualquier momento y así fue.. en una racha Nahuel y Yo nos pusimos a tiro, igualamos y pasamos arriba por muy poco, terminamos 22 a 17. La verdad muy bien los chicos del fly ya que no son experimentados, eso hay que destacarlo aunque nosotros erramos una barbaridad, así y todo estuvieron por sobre lo esperado, aplausos para Fede y Josi que tienen un futuro mosquero muy alentador.

El estado del río era un poco alto, esperemos siga subiendo un poco mas y siga limpiando el Parana, va hacer una excelente temporada de Dorados, de hecho ya lo es, vayan por su Oro que está ahí esperándolos! Un Gracias Totales a Federico que fue el promotor de esta salida  se hizo gracias a Él !!!

Gentileza de Walter Gastaldi 

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/310517-bendito-o-maldito-oro/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Walter Gastaldi

Prácticamente nací con una caña en la mano, con la Pesca metida en cada célula. Mi Abuelo y mi Padre fueron empleados en la AAP y crecí ahí.

Deja un comentario