Las Carpas llegaron para quedarse

1

Desde hace unos años venimos observando, cada vez con más preocupación, el aumento en la cantidad de carpas en los diferentes ámbitos de la zona. Cuando ud. está leyendo esta nota, tenemos sobre nuestra mesa de trabajo un amplio abanico de posibilidades de pescarlas y en portes que asombran…

En nuestro Lago del Fuerte de Tandil en los últimos días se dieron capturas cercanas a los 6, 8 y según se comenta, hasta 12 kilos. Los arroyos de la zona no son la excepción, siendo Los Huesos en el deslinde de Azul y Tandil uno de los que posee estos grandes trofeos para muchos, que a pesar de todo, aprovechan su valor deportivo.

Hace una década, su captura era normal en la zona, pero no en semejante cantidades. Caminando bien temprano por la costa del lago tandilense con un poco de atención es común ver un grupo de estos ejemplares con sus danzas sobre los bajos. Esto ha llamado la atención de los pescadores cada vez más, siendo común verlos con diferentes tipos de masas, probando e innovando para poder pincharlas.

Pescar esta especie con equipos livianos requiere de mucha técnica, su pique no es proporcional a su tamaño. Desconfiada para tomar los cebos que se ofrecen, apenas perceptible muchas veces su pique. Ha encontrado hasta adeptos en la modalidad Fly Cast, e incluso, grandes referentes de la actividad la defienden a ultranza. Su comportamiento es realmente sorprendente ya que este pez, es muy inteligente y posee un sentido de la vista y olfato extraordinarios, lo que lleva a que su pesca sea muy delicada y que se lo pesque muchas veces a “Pez Visto”.

La Carpa, científicamente conocida como Cyprinius Carpius, tiene una reproducción extraordinaria, lo que hace cierto el mote de plaga. Esta especie tiene un desove de 100.000 a 150.000 huevos por cada kilo de peso, por lo que un ejemplar de 10 kg puede llegar a una puesta de un millón a un millón y medio de huevos, cifra no igualada por ningún pez que puebla nuestras aguas. Como todas huevas, debe luchar con algunos contratiempos, como la temperatura, ya que una baja en la misma puede provocar un desove nulo. Otro detalle no menos importante, es que estos huevos son muy codiciados por los demás peces, al igual que los alevinos que nacen a los 5/6 dias, y son alimento de todos los predadores, inclusive las mismas carpas. Esto hace que baje ese porcentaje, que no obstante, es altísimo y ha provocado esta proliferación tan grande en las últimas décadas, máxime al no tener un depredador natural.

Recordemos que la historia dice que fueron introducidas con fines comerciales y ornamentales durante la segunda mitad del siglo XIX, algunos adjudican que las trajó durante su presidencia Julio Argentino Roca, para su estancia “La Paz” en AAscochinga, y otros hablan de su ingreso en el Palacio San Jose, en Entre Rios, de la mano de Juan José de Urquiza, poco interesa ya quién fue “el culpable”, sólo que hay que buscarle la vuelta a esta problemática. Y la cosa es que estos ejemplares llegaron, y los años van demostrando que hay que acostumbrarse a ellos. No hay posibilidad de erradicarlos, ya que introducir otra especie no autóctona significaría el peor remedio a esta enfermedad.

En el sur, ya se la detectó en toda la extensión de los ríos Negro, Neuquén y Limay, lo que generó una gran preocupación en los prestadores turísticos de la región, por el temor de que con el correr de los años desplace a las truchas. Otros han buscado alternativas para disminuir el crecimiento poblacional, y en buena hora, han encontrado una manera de aprovechar su carne, manufacturando su carne para lograr un excelente lomo ahumado de carpa patagónica, con la piel trabajan para artesanías, y con el resto de cola, cabeza y agallas, elaboran un alimento balanceado para animales. Una gran idea que cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional del Comahue y la Municipalidad de Allen, provincia de Río Negro. Es clave encontrar manera como esta, para poder controlar su crecimiento de alguna manera.

Sin ir más lejos, estudios muestran a la carpa como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, e incluso, en algunos países, como España, debido a su potencial invasor o la susceptibilidad de convertirse en una amenaza grave por competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos, se la ha incluido en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras y prohibida su introducción en el medio natural. En Australia, otro de los declarados enemigos de la Cyprinius, tienen previsto esparcir en sus aguas una especie de virus del herpes para erradicar la carpa común, una especie invasiva considerada como “el peor parásito de agua dulce” en este país oceánico. Ese informe hace dar escalofríos, indica que casi un 90% de los peces endémicos han desaparecido.

Las Federaciones de Pesca, los Ministerios de cada una de las provincias no deben seguir haciendo oídos sordos y elaborar estudios, confeccionar reglamentos y eventos que alimenten esto. No es solución pescarlas, matarlas y dejarlas tiradas a la vera del pesquero, como hemos visto. Hay que trabajar los pescadores mancomunadamente para establecer patrones y criterios, ante esto tan crítico como el crecimiento poblacional de la carpa que no debería tener discusión alguna y ser tomado en serio por las autoridades provinciales y nacionales antes de que sea tarde.

Gentileza de Jorge Virgilio

Compartir:
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.sentilapesca.com.ar/las-carpas-llegaron-para-quedarse/
Twitter
SHARE
YOUTUBE
Whatsapp

Sobre el Autor

Jorge Virgilio

1 comentario

  1. Un millón de huevos contra que cantidad de pescadores? Es desigual, es una verdadera plaga que puede terminar acabando con muchisimas especies de peces de rio ya que se alimentan de los huevos de otras especies

Deja un comentario